Un juez del condado de Butler en Ohio ordenó a un hospital que administre ivermectina a un paciente con COVID-19, en cuidados intensivos y ventilado, otorgando un fallo favorable y de emergencia ante a petición presentada por la esposa del paciente, ante la cual los medicos del West Chester Hospital se negaban rotundamente.

Lo que está sucediendo es terriblemente similar a la propaganda nazi temprana que se refería a los “judíos inmundos” como propagadores de enfermedades y suscitaba el miedo y el odio irracionales de millones de personas en la sociedad alemana. Era un mensaje del gobierno utilizado para justificar poner en cuarentena a un pueblo, matarlo de hambre y luego aniquilarlo. “Miren, la única pandemia que tenemos son los no vacunados, y están matando gente”, dijo Joe Biden a los periodistas.

De los 700 médicos que respondieron a una encuesta en Internet de la Asociación de Médicos y Cirujanos Estadounidenses (AAPS), casi el 60 por ciento dijo que no estaban “completamente vacunados” contra el COVID. Esto contrasta con la afirmación de la Asociación Médica Estadounidense de que el 96 por ciento de los médicos en ejercicio están completamente vacunados, basandose en sólo 300 encuestados.

Tras la petición de un ciudadano, un tribunal de Lisboa se vio obligado a proporcionar datos verificados de mortalidad por COVID-19. Según el fallo, la cantidad de muertes verificadas por COVID-19 desde enero de 2020 hasta abril de 2021 es solo 152 personas y no alrededor de 17,000 personas como afirman los ministerios del gobierno portugues. Aunque la prueba de PCR fue positiva, en todos los casos, el resto de personas murieron por diversas razones que no se pueden atribuir al COVID-19 .