Después de encubrir la violencia de izquierda radical a lo largo de su campaña, el presidente Biden no perdió tiempo en etiquetar a los alborotadores del capitolio del 6 de enero como terroristas domésticos, lo que implica la culpabilidad de casi la mitad del país que cree en la noción (probablemente cierta) de que las elecciones de 2020 fueron amañadas y plagadas de fraudes.

l nuevo proyecto de ley contra el terrorismo interno que introdujo Adam Schiff está mal, porque va a socavar nuestros derechos y libertades constitucionales. Los llamados que se hacen para “desprogramar” a los partidarios de Trump simplemente destrozan a nuestro país. Esto es la deshumanización de otros, y Joe Biden debe denunciar a John Brennan y los proyectos de ley como el de Adam Schiff, y hablar en defensa de la Constitución, la Ley de Derechos Civiles, y los derechos que nos dio nuestro Creador.