Tras la petición de un ciudadano, un tribunal de Lisboa se vio obligado a proporcionar datos verificados de mortalidad por COVID-19. Según el fallo, la cantidad de muertes verificadas por COVID-19 desde enero de 2020 hasta abril de 2021 es solo 152 personas y no alrededor de 17,000 personas como afirman los ministerios del gobierno portugues. Aunque la prueba de PCR fue positiva, en todos los casos, el resto de personas murieron por diversas razones que no se pueden atribuir al COVID-19 .

Un tribunal alemán, en un fallo histórico, declaró que los confinamientos por COVID-19 impuestos por el gobierno son inconstitucionales. El cierre de primavera de Turingia fue una “decisión política catastróficamente equivocada con consecuencias dramáticas para casi todas las áreas de la vida de las personas”, dijo el tribunal, justificando su decisión.