La combinación de altos precios de la gasolina y los alimentos afectará los patrones de gasto de los hogares y mellará la confianza antes de las elecciones intermedias, pero esta mañana, la administración de Biden declaró, sin absolutamente ningún apoyo ‘científico’, que está excepcionalmente bien posicionada para hacer frente a la inflación. Algo que no es para nada creible.

«La crisis del coronavirus está afectando a una amplia gama de mercados energéticos, incluidos el carbón, el gas y las energías renovables, pero su impacto en los mercados petroleros es particularmente grave porque está impidiendo que las personas y los bienes se muevan, dando un duro golpe a la demanda de combustibles para el transporte, ”Dijo el Dr. Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE. “Esto es especialmente cierto en China, el mayor consumidor de energía del mundo, que representó más del 80% del crecimiento de la demanda mundial de petróleo el año pasado. Si bien las repercusiones del virus se están extendiendo a otras partes del mundo, lo que suceda en China tendrá importantes implicaciones para los mercados mundiales de energía y petróleo «