Se convirtió en una celebridad nacional restando importancia a tratamientos como la hidroxicloroquina y la ivermectina, puso de moda el uso de máscaras y se cubrió con la magnificencia y majestad de una OMS y una CDC corruptas, mientras blanqueaba su propia participación en el oscuro y tergiversado origen del COVID.