Un nuevo estudio ha encontrado que el uso de hidroxicloroquina (HCQ) y azitromicina (AZM), de en dosis ajustadas de acuerdo al peso de las personas, mejora la tasa de supervivencia de los pacientes con COVID-19, con un estado avanzado de la enfermedad, en casi un 200 por ciento. Algunos, como Roger L. Simon, colaborador de La Gran Época, han argumentado que los estudios sobre el uso de HCQ para tratar el COVID-19 fueron politizados por opositores del expresidente Donald Trump, que defendían el uso de la droga.

Dos recientes estudios cientificos encontraron que una iniciativa de la Ciudad de México para recetar ivermectina a pacientes con COVID-19 resultó en una caída en las hospitalizaciones y muertes hasta en un 76%, luego de implementar el uso de Ivermectina. La población metropolitana de la ciudad es de 22 millones de personas, más de la mitad del total de toda la población de Venezuela.

El Dr. Vikas Sukhatme y Vidula Sukhatme, dos académicos y profesionales médicos estadounidenses, sugieren el uso de ivermectina: “Es probable que la implementación de estos medicamentos en la India reduzca rápidamente el número de pacientes con COVID-19, reduzca el número que requiera hospitalización, oxígeno suplementario y cuidados intensivos y mejore los resultados en los pacientes hospitalizados”

Los casos de coronavirus están cayendo en picado en India gracias a los nuevos protocolos del gobierno que promueven el uso de la ivermectina y la hidroxicloroquina como tratamiento preventivo, masivo, entre toda su población. Por supuesto, la OMS y las empresas farmacéuticas, en defensa de sus intereses económicos en la implantación masiva de vacunas, han reaccionado en contra de esta medida efectiva del gobierno Indio. Ni a la OMS ni las Farmaceuticas parece importarles que con esta medida preventiva se están salvando vidas, lo único importante para ellos es la implantación masiva de un sistema de vacunación obligatoria que llene sus arcas financieras.

La adición de ivermectina a la atención estándar es un fármaco muy eficaz para el tratamiento de pacientes con COVID-19 con una reducción significativa de la mortalidad en comparación con la hidroxicloroquina, más el tratamiento estándar solamente. El uso temprano de ivermectina es muy útil para controlar las infecciones por COVID 19, la profilaxis y la mejora de la tormenta de citocinas.