l exasesor de seguridad nacional de Trump, Micheal Flynn, hizo una declaración improvisada durante el fin de semana de que un golpe militar similar al de Myanmar no solo podría ocurrir, sino que ” debería ocurrir ” en Estados Unidos. Hablando en una conferencia en Dallas titulada “For God & Country Patriot Roundup”, calificado por Business Insider y MarketWatch como una “conferencia QAnon”, porque una colcha con una “Q” fue subastada en el evento, se le preguntó a Flynn: “Quiero saber por qué lo que pasó en Myanmar no puede pasar aquí”. A lo que Flynn, que pasó 33 años como oficial de inteligencia del Ejército, respondió: “No hay razón. Quiero decir, debería suceder”.

El presidente estadounidense Joseph Biden, una reliquia del antiguo establecimiento político de Washington, continuará con las mismas políticas imperialistas en América Latina que sus predecesores, incluida la de Donald Trump. Hay una clara indicación de que las hostilidades de Washington hacia el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, continuarán bajo la administración de Biden.

Hay una conspiración clara y abierta contra Donald Trump en los Estados Unidos, sin embargo, los grandes medios de desinformación como CNN, no se hacen eco de esta trama político-militar para derrocar al presidente democráticamente electo de ese país. Es falso que haya habido una conspiración rusa y es cierto que hay una trama militar articulándose para derrocar a Trump en caso de que gane las elecciones.

Cuando Luis Fernando Camacho irrumpió en el palacio presidencial abandonado de Bolivia en las horas posteriores a la repentina renuncia del presidente Evo Morales el 10 de noviembre, reveló al mundo un lado del país que estaba en total contradicción con el espíritu plurinacional que su depuesto líder socialista e indígena había puesto adelante. Con una Biblia en una mano y una bandera nacional en la otra, Camacho inclinó su cabeza en oración sobre el sello presidencial, cumpliendo su voto de purgar la herencia nativa de su país del gobierno y “devolver a Dios al palacio quemado”. Camacho agregó “Pachamama nunca volverá al palacio”, refiriéndose al espíritu andino de la Madre Tierra:”Bolivia le pertenece a Cristo