Lo que está sucediendo es terriblemente similar a la propaganda nazi temprana que se refería a los “judíos inmundos” como propagadores de enfermedades y suscitaba el miedo y el odio irracionales de millones de personas en la sociedad alemana. Era un mensaje del gobierno utilizado para justificar poner en cuarentena a un pueblo, matarlo de hambre y luego aniquilarlo. “Miren, la única pandemia que tenemos son los no vacunados, y están matando gente”, dijo Joe Biden a los periodistas.

De los 700 médicos que respondieron a una encuesta en Internet de la Asociación de Médicos y Cirujanos Estadounidenses (AAPS), casi el 60 por ciento dijo que no estaban “completamente vacunados” contra el COVID. Esto contrasta con la afirmación de la Asociación Médica Estadounidense de que el 96 por ciento de los médicos en ejercicio están completamente vacunados, basandose en sólo 300 encuestados.

Esta narrativa de OVNIS como amenaza china/rusa ha sido rápidamente recogida e introducida en la ortodoxia dominante por todas las ramas principales de los medios de comunicación, desde Fox News hasta Reuters, The Guardian, Today, BBC y USA Today. Siempre que vemos que todos los medios masivos convergen hasta este punto en una sola narrativa, esa es la Narrativa Oficial del Gobierno de los Estados Unidos y sus élites dominantes. Por lo tanto, es de esperarse que haya mucho más de esto en los proximos meses.

En el último mes de Mayo, las muertes y hospitalizaciones por COVID-19 entre las personas completamente vacunadas en los EE. UU se han triplicado. Las muertes por COVID en aquellos que han sido completamente vacunados contra la enfermedad aumentaron de 160 personas el 30 de abril a 535 personas al 1 de junio, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Por otra parte, entre el 1 de enero y el 30 de abril de 2021, se informaron a los CDC un total de 10,262 “infecciones innovadoras” de la vacuna SARS-CoV-2, definidas como infecciones por coronavirus en personas totalmente vacunadas, de 46 estados y territorios de EE. UU.

Cuando el periodista estadounidense Tucker Carlson llamó la atención sobre los informes acumulados en VAERS, el Washington Post, Forbes y la mayoría de los otros agentes de desinformación, y menospreciadores de la verdad y los hechos cientificos reales, no mencionaron su referencia explícita a un grupo de investigadores de Harvard que demostraron de manera concluyente que la tasa de detección de muertes y efectos adversos recogidos en VAERS es impresionante. La conclusión del periodista Carlson, de que nadie sabe realmente la cantidad real de personas que murieron después de que la vacunación contra Covid, fue atacada con frivolidad por los cínicos propagandistas de los Mass Media de Estados Unidos.