Como era de esperar cuando las nuevas “vacunas” experimentales que no están aprobadas por la FDA y reciben autorización de uso de emergencia para combatir una “pandemia” que ahora tiene más de un año, las muertes reportadas después de las inyecciones de estas vacunas se han disparado en la población de los EE. UU. en más del 6000% al final del primer trimestre de 2021, en comparación con las muertes registradas después de las vacunas aprobadas por la FDA a finales del primer trimestre de 2020.

Los CDC inflaron ilegalmente la cifra de víctimas mortales por COVID en un 1.600 por ciento mientras se desarrollaban las elecciones presidenciales de 2020, según un estudio publicado por la Iniciativa de Salud Pública del Instituto para el Conocimiento Puro y Aplicado. El estudio, «COVID-19 Data Collection, Comorbidity & Federal Law: Una retrospectiva histórica», fue elaborado por Henry Ealy, Michael McEvoy, Daniel Chong, John Nowicki , Monica Sava, Sandeep Gupta, David White, James Jordan , Daniel Simon y Paul Anderson.