Chile registró un promedio de 377 nuevas infecciones por un millón de habitantes el jueves aún a pesar de haber distribuido 67 dosis de vacunas por cada 100 personas, el equivalente a que el 40 por ciento de la población haya recibido al menos una dosis de vacuna y el 27 por ciento haya sido completamente vacunada. Es decir, con un 40% de la población habiendo recibido al menos una dosis de la vacuna, Chile ha aumentado la cantidad de nuevos contagios en un 300%.

Si hoy en Venezuela, con una tasa de contagios del 0,5% de la población, tenemos 1350 nuevos casos diarios con 20 fallecidos, en el caso de aumentar en sólo un 1,5%, la cantidad diaria de muertes se multiplicaria por 13 hasta alcanzar unas 270 personas al día. Para evitar un desastre sanitario en Venezuela, con cantidades cercanas a los 300 muertos diarios, y mantener los contagios en niveles de seguridad, al menos no mayores a los actuales, parece evidente que apelar al uso de Ivermectina y Carvativir.