¡América ya no tiene Capitán! Ahora está repleta de políticos parlanchines que no protegen a sus ciudadanos y de fuerzas policiales debilitadas que no actúan en aras de mantener el orden público.