Una nueva investigación muestra que la proteína de pico («Spike») del coronavirus, que está contenida en las vacunas contra el COVID-19, ingresa inesperadamente al torrente sanguíneo, lo que es una explicación plausible para los miles de efectos secundarios reportados, tanto en Europa como en Estados Unidos, desde coágulos sanguíneos y enfermedades cardíacas hasta el daño cerebral y problemas reproductivos dijo Byram Bridle quien es inmunólogo viral y profesor asociado de la Universidad de Guelph, Ontario. Esto lo dijo en una entrevista con Alex Pierson el jueves pasado, en la que advirtió a los oyentes que su mensaje era «aterrador». “Cometimos un gran error. No nos dimos cuenta hasta ahora». dijo Bridle.

Sospechamos que los certificados de defunción se están falsificando, ya sea consciente o inconscientemente, especialmente cuando 4. no se están realizando autopsias y 5. cuando las “leyes” que rodean la cremación (que constituye la destrucción de evidencia en el contexto actual de la comisión de grandes crímenes) se han relajado peligrosamente (3. 4. y 5. según la Ley de Coronavirus 2020 y legislación equivalente en todo el mundo) y 6. particularmente en vista del silencio ensordecedor sobre 3. 4. y 5. de médicos forenses y patólogos de todo el mundo.

La publicación titulada «Chemical characterization of essential oil of Artemisia herba-alba asso and his possible potential against covid-19» del JOURNAL OF ANALYTICAL SCIENCES AND APPLIED BIOTECHNOLOGY asegura que el isotimol (Carvativir) es un inhibidor funcional de la actividad ACE2, lo que sugiere que los componentes del aceite esencial pueden usarse como inhibidores potenciales del ACE2 del receptor SARS-CoV-2.