Esta narrativa de OVNIS como amenaza china/rusa ha sido rápidamente recogida e introducida en la ortodoxia dominante por todas las ramas principales de los medios de comunicación, desde Fox News hasta Reuters, The Guardian, Today, BBC y USA Today. Siempre que vemos que todos los medios masivos convergen hasta este punto en una sola narrativa, esa es la Narrativa Oficial del Gobierno de los Estados Unidos y sus élites dominantes. Por lo tanto, es de esperarse que haya mucho más de esto en los proximos meses.

Numerosos científicos han advertido que vacunar a las personas que ya pasaron por el COVID podría causar daños o incluso la muerte. Según el Dr. Hooman Noorchasm , cirujano y defensor de la seguridad del paciente, está científicamente establecido que una vez que una persona ha sido infectada naturalmente por un virus, los antígenos de ese virus persisten en el cuerpo durante mucho tiempo después de que la replicación viral se haya detenido y los signos clínicos de infección se han resuelto. Sin embargo, cuando una vacuna reactiva una respuesta inmune en una persona que fue infectada recientemente, los tejidos que albergan el antígeno viral persistente son atacados, inflamados y dañados por la respuesta inmune, dijo Noorchasm.

Un nuevo estudio cientifico próximo a ser publicado por la Clínica Cleveland encontró que las personas que ya han pasado una infección con el SARS-CoV-2 tienen menos probabilidades de ser reinfectadas que las personas completamente vacunadas con las inoculaciones experimentales que están siendo aplicadas masivamente a nivel mundial. La Clínica Cleveland realizó éste estudio sobre la efectividad de la vacuna COVID-19 entre personas con antecedentes de infección previa por SARS-CoV-2 y aquellas que no la tienen. El propósito del estudio fue evaluar la necesidad de la vacuna COVID en personas previamente infectadas con SARS-CoV-2, los

Un nuevo estudio ha encontrado que el uso de hidroxicloroquina (HCQ) y azitromicina (AZM), de en dosis ajustadas de acuerdo al peso de las personas, mejora la tasa de supervivencia de los pacientes con COVID-19, con un estado avanzado de la enfermedad, en casi un 200 por ciento. Algunos, como Roger L. Simon, colaborador de La Gran Época, han argumentado que los estudios sobre el uso de HCQ para tratar el COVID-19 fueron politizados por opositores del expresidente Donald Trump, que defendían el uso de la droga.