El ejército ruso no ha apuntado a estos envíos una vez que ingresan a Ucrania

La guerra de Ucrania podría dejar a cientos de millones de personas hambrientas en todo el mundo (…) Entre 2019 y hoy, la cantidad de personas al borde de la hambruna ha pasado de 27 millones a 44 millones. Otros 232 millones de personas están solo un paso por detrás de esa categoría. WFP ayudó a alrededor de 128 millones de esas personas el año pasado con asistencia alimentaria y en efectivo. Estos números se ven avivados por el conflicto, el cambio climático, el COVID-19 y ahora, cada vez más, el costo,

Dirigida por Londres, Wall Street y Washington, la OTAN está derribando la economía mundial deliberada y deliberadamente con consecuencias desastrosas. Los principales gobiernos europeos, en particular el de Alemania, temen decirle a su gente que las importaciones de energía [no autorizadas] desde Rusia a Europa están prohibidas. Pero están prohibidas de hecho.

El cinismo del globalismo es muchísimo más agresivo y mas anti humanista que la misma guerra. Creo que si a partir de ahora no voy a poder pensar libremente, porque debo pensar que todo lo Ruso y Chino es perverso, si no voy a poder cuestionar los mandatos de las organizaciones supranacionales como la OMS, porque poner en cuestionamiento la sacrosanta efectividad de las vacunas es un sacrilegio que se ha de penar con la exclusión social y el destierro eterno, si no voy a poder visitar a un amigo ruso o chino, porque es connivencia con el enemigo, entonces estoy dispuesto a pelear y esa violencia que significará mi lucha no la he provocado yo, sino quien violentamente, pero cínicamente, me ha encajonado y me ha ido robando mi humanidad con una violencia hipócrita con la misma que luego se me acusa de violento a mí por responder en defensa de mis libertades humanas.

El Ministerio de Defensa de Rusia mostró documentos de laboratorios biológicos ucranianos, que son financiados por el Departamento de Defensa de EE. UU. Los documentos confirman que los laboratorios biológicos ucranianos ubicados muy cerca de Rusia estaban desarrollando componentes de armas biológicas