Un brote de la variante Delta en Israel se ha extendido a muchas personas vacunadas, y aproximadamente la mitad de los adultos infectados ya habian sido completamente inoculados con la vacuna experimental de la trasnacional farmacologica Pfizer. Mientras tanto, a pesar de los esfuerzos de Israel para intentar suprimir la variante, se han detectado más casos de Delta en todo el país, lo que obliga a las autoridades de salud pública de Israel a considerar retornar a las medidas más drásticas de algunos meses atrás.

Esta narrativa de OVNIS como amenaza china/rusa ha sido rápidamente recogida e introducida en la ortodoxia dominante por todas las ramas principales de los medios de comunicación, desde Fox News hasta Reuters, The Guardian, Today, BBC y USA Today. Siempre que vemos que todos los medios masivos convergen hasta este punto en una sola narrativa, esa es la Narrativa Oficial del Gobierno de los Estados Unidos y sus élites dominantes. Por lo tanto, es de esperarse que haya mucho más de esto en los proximos meses.

En el último mes de Mayo, las muertes y hospitalizaciones por COVID-19 entre las personas completamente vacunadas en los EE. UU se han triplicado. Las muertes por COVID en aquellos que han sido completamente vacunados contra la enfermedad aumentaron de 160 personas el 30 de abril a 535 personas al 1 de junio, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Por otra parte, entre el 1 de enero y el 30 de abril de 2021, se informaron a los CDC un total de 10,262 “infecciones innovadoras” de la vacuna SARS-CoV-2, definidas como infecciones por coronavirus en personas totalmente vacunadas, de 46 estados y territorios de EE. UU.

Cuando el periodista estadounidense Tucker Carlson llamó la atención sobre los informes acumulados en VAERS, el Washington Post, Forbes y la mayoría de los otros agentes de desinformación, y menospreciadores de la verdad y los hechos cientificos reales, no mencionaron su referencia explícita a un grupo de investigadores de Harvard que demostraron de manera concluyente que la tasa de detección de muertes y efectos adversos recogidos en VAERS es impresionante. La conclusión del periodista Carlson, de que nadie sabe realmente la cantidad real de personas que murieron después de que la vacunación contra Covid, fue atacada con frivolidad por los cínicos propagandistas de los Mass Media de Estados Unidos.

Esta frase «confíe en los expertos» ahora se está viendo muy cuestionada en los Estados Unidos. Las contradicciones y tribulaciones que está pasando la población con el COVID-19 en Estados Unidos han asestado un golpe irreparable a la credibilidad de la clase dominante y la apelación implícita a su autoridad como un círculo de expertos altamente capaces (ya eso no se lo cree nadie). Ninguna persona ejemplifica esto más que el Dr. Anthony Fauci, quien ha alcanzado el estatus de celebridad durante la pandemia como el inmunólogo más importante del país y el portavoz progresista de nuestra respuesta de política pública. Sin embargo, como Steve Deace y Todd Erzen detallan en su nuevo libro, «Faucian Bargain: The Most Powerful and Dangerous Bureaucrat in American History» [«El regateo fauciano: el burócrata más poderoso y peligroso de la historia de Estados Unidos»], Fauci se ha contradicho repetidamente a lo largo de la pandemia, hablando sobre lo que la «ciencia» exige en un momento dado mientras está siempre a favor de una política exageradamente draconiana.