El Dr. Anthony Fauci ha sido objetivo de los críticos al discurso de los grandes medios de comunicación acerca de la pandemia de COVID-19, durante el año pasado. Se le ha acusado, justamente, de cambiar de opinión sobre si las máscaras y los cierres de fronteras son o no son efectivos, entre otros saltos de opinión del especialista. Sin embargo, ahora la publicación de sus correos electrónicos muestra de forma clara que no ha estado diciendo la verdad sobre los orígenes del COVID-19. Esto ha quedado claro después de que dos organizaciones de noticias obtuvieron sus correos electrónicos bajo una solicitud de Libertad de Información. En particular, los republicanos afirman que las comunicaciones muestran que Fauci sabía que el Instituto de Virología de Wuhan, en el centro de la hipótesis de filtración de laboratorio sobre los orígenes de la crisis del COVID-19, estaba llevando a cabo experimentos con coronavirus genéticamente modificados. Además, los correos también muestran que a Fauci, sus asesores técnicos y especialistas le advirtieron de la posibilidad de una fuga de laboratorio en un momento en que insistía públicamente en que la pandemia surgió de forma natural al saltar de un animal huésped a un humano.

Un equipo de más de 1.000 abogados y más de 10.000 expertos médicos, dirigido por el Dr. Reiner Fuellmich, ha iniciado un proceso judicial por crímenes contra la humanidad contra los CDC, la OMS y el Grupo de Davos. Fuellmich y su equipo presentan como fraude las pruebas PCR incorrectas, y las muertes por comorbilidades etiquetadas como ‘muertes por Covid’. La prueba PCR no fue diseñada para detectar patógenos y es 100% inexacta a los 35 ciclos. Todas las pruebas de PCR supervisadas por el CDC se fijan en 37 a 45 ciclos. El CDC reconoce que las pruebas de más de 28 ciclos no permiten un resultado positivo fiable. Esto invalida más del 90% de los supuestos casos/”infecciones” de Covid detectados por el uso de esta prueba inadecuada. Además de las pruebas incorrectas y los certificados de defunción fraudulentos, la propia vacuna “experimental” viola el artículo 32 de la Convención de Ginebra. Más recientemente, en una entrevista con el Dr. Fuellmich se acusa al director de la OMS, Tedros Adhanom, al Dr. Christan Drosten, jefe de virología del Hospital Charité de Berlín, al Dr. Lothar Wieler, jefe del RKI, y a su homólogo Antony Fauci del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, de engañar a los gobiernos de todo el mundo.

Según este informe, hasta el 8 de mayo de 2021 se habían registrado 10.570 muertes y 405.259 evidencias de efectos secundarios luego de una inoculación de alguna de las cuatro vacunas experimentales de COVID-19 : COVID-19 mRNA VACCINE de MODERNA (CX-024414); VACUNA DE ARNm COVID-19 de PFIZER-BIONTECH; VACUNA COVID-19 de ASTRAZENECA (CHADOX1 NCOV-19); y la VACUNA COVID-19 Janssen de Johnson & Johnson (AD26.COV2.S).

l exasesor de seguridad nacional de Trump, Micheal Flynn, hizo una declaración improvisada durante el fin de semana de que un golpe militar similar al de Myanmar no solo podría ocurrir, sino que ” debería ocurrir ” en Estados Unidos. Hablando en una conferencia en Dallas titulada “For God & Country Patriot Roundup”, calificado por Business Insider y MarketWatch como una “conferencia QAnon”, porque una colcha con una “Q” fue subastada en el evento, se le preguntó a Flynn: “Quiero saber por qué lo que pasó en Myanmar no puede pasar aquí”. A lo que Flynn, que pasó 33 años como oficial de inteligencia del Ejército, respondió: “No hay razón. Quiero decir, debería suceder”.

Los eminentes virólogos Angus Dalgleish y Birger Sørensen afirman haber encontrado en las muestras de COVID-19 “huellas de manipulación” que solo podrían haber surgido de la modificación de un virus en un laboratorio. Estos resultados están contenidos en un explosivo artículo de 22 páginas que será próximamente publicado en la prestigiosa revista cientifica británica “Quarterly Review of Biophysics Discovery”. Los investigadores concluyen que “el SARS-Cov-2 no tiene un ancestro natural creíble” y que “está más allá de toda duda razonable que el virus se creó mediante manipulación de laboratorio”.