El inicio de las jornadas intensivas de inoculación de las 2das dósis de las vacunas experimentales de COVID-19 se da alrededor de la 2da semana de julio, en una segunda oleada, luego hasta 4ta semana de agosto, en una tercera oelada. Es entonces, a partir de este momento cuando esperaríamos haber tenido una progresiva reducción en los contagios debido a un bloqueo inmunitario de grupo inducido por las vacunas en la población de la región central, sin embargo, los datos demuestran claramente que no ha sido así. Entre la tercera semana de Agosto y la segunda semana de Octubre, la cantidad de contagios en la región central de Venezuela se multiplicó por 5, lo que representa un incremento del 495%.

De los 700 médicos que respondieron a una encuesta en Internet de la Asociación de Médicos y Cirujanos Estadounidenses (AAPS), casi el 60 por ciento dijo que no estaban «completamente vacunados» contra el COVID. Esto contrasta con la afirmación de la Asociación Médica Estadounidense de que el 96 por ciento de los médicos en ejercicio están completamente vacunados, basandose en sólo 300 encuestados.

Tras la petición de un ciudadano, un tribunal de Lisboa se vio obligado a proporcionar datos verificados de mortalidad por COVID-19. Según el fallo, la cantidad de muertes verificadas por COVID-19 desde enero de 2020 hasta abril de 2021 es solo 152 personas y no alrededor de 17,000 personas como afirman los ministerios del gobierno portugues. Aunque la prueba de PCR fue positiva, en todos los casos, el resto de personas murieron por diversas razones que no se pueden atribuir al COVID-19 .