En los países pobres, como Venezuela, el COVID no mata por su virulencia, mata por la pobreza de grandísimas porciones de la población despreciadas por unas clases dominantes, tanto del gobierno como de la oposición pro-bloqueo, que son tan miserables que roban el derecho a la vida privatizando el acceso a los medicamentos a unos costos claramente inaccesibles para el 90% de los venezolanos. En los países ricos, el COVID no mata por su virulencia, mata por la enorme ambición de las clases dominantes asociadas a intereses farmacéuticos trasnacionales que pugnan por centralizar el debate en las vacunas para obtener enormes ganancias y no hablan del tratamiento efectivo para las personas que hoy realmente están sufriendo esta enfermedad, perfectamente curable. Este tema del COVID ha demostrado que así en el mundo entero como en Venezuela, las clases dominantes sienten un profundo desprecio por la vida de los trabajadores, ciudadanos comunes y pobres de sus respectivos países. Este mundo no puede seguir este rumbo de indolencia y autodestrucción, Venezuela no puede seguir escuchando los debates estúpidos del gobierno y la oposición bloqueadora, golpista y favorable a estas sanciones genocidas, basta de esta polarización absurda. Hay que buscar un tercer camino mas sensato, mas humanista, mas solidario, honesto y responsable. ¡TENEMOS QUE CAMBIAR!

En lo que va del año 2021 han muerto alrededor de 11.800 personas entre Estados Unidos y Europa como consecuencia de las vacunas experimentales genicas contra el COVID-19, como las de Moderna, Pfizer, AstraZeneca y Johnson & Johnson. Los datos son reales y estan basados en las estadisticas gubernamentales oficiales de VAERS en Estados Unidos y de EudraVigilance en Europa, que son las agencias oficialmente dedicadas a la recopilación de evidencias de efectos adversos de vacunas y medicamentos en estas dos regiones. Todos los datos y afirmaciones que se muestran en éste artículo están sustentados en articulos cientificos publicados y revisados por pares y en datos oficiales de los gobiernos estadounidense y europeo. La verdad está ahi, disponible para todos, pero no esperémos que sean los medios de comunicación global, lo gobernantes temerosos de represalias del gran capital, quienes nos las traigan frente a nuestros ojos porque no lo harán ni lo han hecho nunca. He puesto los enlaces de todas las afirmaciones mas polémicas para que usted mismo pueda comprobar la veracidad de lo que aqui se dice.

Mientras, los más ricos del planeta más que duplicaron el dinero que abulta sus cuentas bancarias en un 260%, durante el año 2020 de pandemia de COVID-19, en el informe de la Red mundial contra las crisis alimentarias se revela que, en este mismo año 2020, al menos 155 millones de personas padecen una inseguridad alimentaria aguda en 55 países o territorios. Esto representa un aumento de alrededor de 20 millones de personas que padecen de hambre respecto del año anterior. La cantidad de multimillonarios en el mundo aumentó en unas pocas decenas de personas que mas que duplicaron la riqueza total de los supericos, mientras que la cantidad de gente que pasa hambre aumentó en 20 millones de personas ¿todavia hay quien piensa que el capitalismo es la mejora forma de organización economica que existe?

Contrario a lo que pretenden hacer ver los grandes medios de desinformación global, los datos concretos de la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) evidencian que las zonas del mundo donde el COVID-19 ha producido una mayor cantidad de muertes por habitantes son Europa, Estados Unidos y Brasil. Con excepción de este último país, las dos regiones más ricas y “desarrolladas” del planeta tierra (Europa y Estados Unidos) son las regiones donde las tasas de muertes por cada 100 mil habitantes son notablemente superiores a las del resto del mundo. La media ponderada de muertes por cada 100 mil habitantes, en Estados Unidos y Europa (el “occidente desarrollado”) es de 143 personas muertas con COVID-19 por cada 100 mil habitantes, mientras que en las regiones más pobres de Asia y Africa, esta tasa es de 12 y 9 personas, respectivamente.