«Las sanciones contra Rusia funcionan»: Hay recesión en todos los países miembros de la OTAN!

Además de imponer crisis de depresión y hambrunas a los países en desarrollo, las sanciones de guerra de la OTAN y las subidas de las tasas de interés de la Reserva Federal, han llevado a las propias economías de los países de la OTAN, a una contracción económica en el año 2022, cuando apenas ayer, alegaban que solo habría una “recesión entre leve y moderada en algún momento de los próximos años”. Según la agencia calificadora de riesgo Standard & Poor’s (S&P), que publica el llamado Índice de Gestores de Compras (IGC), desde esta semana, la recesión está en marcha en todo el transatlántico. Chris Williamson, el ejecutivo de S&P encargado de estos índices, hizo una evaluación casi idéntica de las economías europea y estadounidense. 

Europa: “La economía de la zona del euro parece estar lista para contraerse en el tercer trimestre, dado que la actividad empresarial entró en declive en julio y los indicadores de prospectiva apuntan a que lo peor está por venir los próximos meses.… Aunque [la contracción es] modesta por el momento, la fuerte pérdida de nuevos pedidos, la caída de la cartera de pedidos y las expectativas empresariales más sombrías, apuntan a que el ritmo de descenso se acentuará a medida que avance el verano. Lo que más preocupa es la situación de la industria manufacturera, donde los productores informan de que las ventas, más débiles de lo previsto, han provocado un aumento sin precedentes de las existencias no vendidas. Es probable que haya que reducir la producción a medida que las empresas se adapten a este entorno de demanda más débil, que a su vez está íntimamente relacionada al aumento de los precios”. 

Estados Unidos: “Los datos preliminares del IGC para julio apuntan a un deterioro preocupante de la economía. Excluyendo los meses de cuarentena por la pandemia, la producción está cayendo a un ritmo que no se veía desde el 2009 en medio de la crisis financiera mundial, y los datos de la encuesta indican que el PIB está cayendo a una tasa anualizada de aproximadamente el 1%. El sector manufacturero se ha estancado y la recuperación del sector de los servicios tras la pandemia ha dado marcha atrás, ya que el viento de cola de la demanda reprimida se ha visto superado por el aumento del costo de la vida, la subida de las tasas de interés y el creciente pesimismo sobre las perspectivas económicas. 

“El aumento del ritmo de deterioro de la cartera de pedidos, con una fuerte caída de las carteras de trabajo en julio, refleja un exceso de capacidad operativa en relación con el crecimiento de la demanda y apunta a un mayor recorte de la producción tanto en el sector manufacturero como en el de los servicios en los próximos meses, a menos que se reactive la demanda. Sin embargo, las expectativas de crecimiento futuro de las empresas han caído al nivel más bajo desde los primeros días de la pandemia, por lo que no se prevé una reactivación de este tipo”. 

El Banco de la Reserva Federal de Atlanta sigue estimando una contracción en Estados Unidos del -1,6% en el tercer trimestre. Ahora está evaluando la caída de la inversión de capital de las empresas a una tasa anual del -13%; la inversión residencial a una tasa del -10%; y el gasto personal per cápita a un crecimiento aproximadamente nulo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s