La crisis financiera afecta gravemente a Latinoamérica ¿Existen esperanzas?

En el diálogo estratégico semanal del Instituto Schiller con miembros y simpatizantes de Iberoamérica y España, el pasado viernes, uno tras otro de los participantes tomó la palabra en la videoconferencia para informar sobre el angustioso colapso económico que se está produciendo en cada uno de sus países. 

En México, una sequía mortal azota amplias zonas del norte del país, agravando la ya grave crisis alimentaria. Un millón de personas han recibido la orden de racionar el agua. La inflación es del 8% y va en aumento; un número creciente de industrias ya no pueden obtener los insumos que necesitan para seguir produciendo. 

En Perú, un tercio de los 33 millones de habitantes del país sólo come una vez al día, y el 13% sólo come una vez cada dos días, según un informe radiofónico de un funcionario del Instituto Nacional de Estadística. Debido a las sanciones impuestas a Rusia y al aumento de los precios internacionales, ya no se pueden importar los fertilizantes que se necesitan con urgencia. El costo del transporte público en Lima acaba de aumentar en 30%. 

En Argentina, la tasa de inflación acumulada subió al 64% para julio, frente al 61% de junio. La pobreza ha aumentado un 40% aproximadamente desde principios de año, y ahora se sitúa alrededor del 43% de la población. Sometido también a la guerra financiera, el tipo de cambio oficial del peso argentino es de 130 por dólar, mientras que el del mercado negro se ha disparado a 300. La calificación de riesgo de la deuda del país se sitúa en 2.700, lo que supone una prima del 27% sobre el tipo de interés que el país tiene que pagar a los acreedores. Estos son niveles de incumplimiento de pago: los banqueros están apostando a que Argentina va a estallar. 

Argentina es sólo el peor de todos los casos, pero el resto de Iberoamérica también está sufriendo los estragos causados por la inflación. Los índices de la inflación acumulada para julio son: 

Haití 25.2% (de 24% en junio) 

Chile 12.5% (de 11.5% en junio) 

Brasil 11.9% (de 11.7% en junio) 

Colombia 9.7% (de  9.1% en junio) 

Perú 8.9% (de 8.1% en junio) 

México 8% (de 7.7% en junio) 

La situación en otros países en desarrollo de Asia y el Oriente Medio es la misma. En gran parte de África es peor. Sin embargo, al mismo tiempo, en todos los países del mundo, la gente mira con asombro y optimismo las fotografías de nuestro universo que el telescopio James Webb está enviando a la Tierra. Como dijo un empresario mexicano que participó en la reunión del Instituto Schiller, después de informar sobre la crisis mortal a la que se enfrenta su nación: “¡Sin embargo, creo que también debemos felicitar a toda la especie humana por el logro del telescopio Webb!”. 

Hace medio siglo, Lyndon LaRouche previó la próxima crisis de desintegración del mundo transatlántico bajo estas políticas, y aportó las propuestas programáticas alternativas. Por ejemplo, su artículo, “La nueva doctrina estratégica del Presidente Reagan como alternativa a la confrontación termonuclear soviética”, que fue publicado en el número del 29 de noviembre de 1983 de la revista Executive Intelligence Review (EIR), (https://larouchepub.com/eiw/public/1983/eirv10n46-19831129/eirv10n46-19831129_054-president_reagans_new_strategic-lar.pdf) tiene la siguiente perspectiva programática que sigue siendo plenamente vigente en la actualidad: 

“La reducción de las causas de la guerra exige dos grandes categorías de cooperación política entre las dos superpotencias. “La primera debe ser la cooperación en la creación de un nuevo orden económico mundial entre los Estados, congruente en los hechos con la encíclica Populorum Progressio de 1967 [El Desarrollo de los pueblos, del Papa Pablo VI]. Debemos sustituir el sistema de Bretton Woods, que está en bancarrota y es opresivo, por un nuevo orden monetario mundial que proporcione créditos de bajo costo y a largo plazo para la transferencia de tecnología a las naciones en desarrollo. Esto fomentará un auge de las exportaciones de bienes de capital en las naciones industrializadas, al tiempo que aumentará el poder productivo del trabajo en las naciones en desarrollo. Si Estados Unidos y la Unión Soviética pueden unirse para llevar a cabo lo que el Dr. Teller ha llamado los ‘objetivos comunes de la humanidad’ de esta manera, esa cooperación contribuirá en gran medida a eliminar las causas políticas de la guerra. 

“Esta aplicación de la Populorum Progressio no debe considerarse como un mero añadido a la doctrina estratégica. Las nuevas tecnologías que se necesitan para los sistemas de armas defensivas representan el mayor avance tecnológico en cuanto a la capacidad productiva del trabajo en la historia de la humanidad hasta ahora. Los escasos $200.000 millones de dólares que cada superpotencia ha gastado en cinco años, más o menos, en el desarrollo de los nuevos sistemas defensivos, serán devueltos a la humanidad muchas veces, incluso durante los años restantes de este siglo, gracias a los grandes avances en las facultades productivas del trabajo que se producirán a medida que estas tecnologías se extiendan a la economía civil a través de la mejora de las máquinas-herramienta y otras categorías de producción de bienes de capital. 

“La segunda categoría general de cooperación política debe ser el de la exploración y colonización humana del espacio cercano. Esto tiene una relación más directa con las tecnologías empleadas en los nuevos sistemas de armas defensivas, y tiene profundas implicaciones para cambiar la forma en que la especie humana se ve a sí misma dentro de nuestro universo. 

“Con o sin armas de rayo, el progreso de la ciencia actual está más o menos centrado en una revolución en nuestro conocimiento de las leyes de nuestro universo que surge de tres áreas superpuestas de investigación fundamental. La primera es una revolución en la física de plasmas impulsada por los avances hacia el dominio de la fusión termonuclear controlada como futura fuente de energía primaria de la existencia humana. La segunda, algo distinta pero estrechamente relacionada con la primera, es el avance en el desarrollo de modos de radiación coherente de haces de energía de alta potencia, para lo cual el desarrollo del llamado láser de electrones libres es uno de los programas más interesantes actualmente en marcha. La tercera es un nuevo enfoque del dominio de los procesos vivos, para el que la microbiotecnología es un elemento importante pero, en última instancia, relativamente menor. Si tuviéramos que identificar algún ámbito de la actividad humana en el que los tres elementos desempeñen una función interdependiente, tendríamos que elegir como ejemplo la colonización de la Luna y Marte por parte del hombre…. 

“Ha sido y sigue siendo mi propuesta que la negociación del acuerdo sobre la nueva doctrina estratégica sea la base para desarrollar el acuerdo de colaboración en estas dos grandes tareas de los próximos cien años”. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s