«Nos dirigimos hacia la tormenta perfecta: Peligro de guerra y un incontenible colapso financiero», Helga Zepp-Larouche

22 de junio de 2022 (EIRNS) — “En un momento de crisis, lo que cuenta no es el poder ni el dinero. Lo que cuenta es si tienes la idea correcta que se necesita en ese momento. Entonces, puedes realmente forjar la historia”. 

Esta sucinta declaración de estrategia de la fundadora del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, la acompañó con la advertencia a los dirigentes y ciudadanos de todo el mundo que debemos prepararnos mentalmente, porque nos dirigimos hacia “la tormenta perfecta” de un gravísimo peligro de guerra y un incontenible colapso del sistema transatlántico tal como está organizado actualmente. En esas condiciones, sólo una fuerza organizada en nombre de una idea correcta podrá cambiar el curso de la historia. 

El tema de la conferencia de dos días del Instituto Schiller, el pasado fin de semana 18 y 19 de junio, “No puede haber paz sin hacer una reorganización por bancarrota del moribundo sistema financiero transatlántico” en la que Zepp-LaRouche dio esas declaraciones, fue precisamente un diálogo amplio sobre esas “ideas adecuadas” que pueden funcionar, y que son el meollo de los estudios y propuestas que por cinco décadas hizo el estadista estadounidense Lyndon LaRouche, sobre cómo puede la humanidad salir del infierno que vivimos hoy para avanzar de manera segura y rápida hacia un progreso continuo. 

La conferencia se llevó a cabo en el momento preciso. En la víspera de la cumbre de la OTAN que se celebrará la semana próxima en Madrid, Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea, han intensificado su afán bélico, lo que ha desencadenado una nueva provocación en Europa que podría desembocar en un enfrentamiento nuclear entre Rusia y la OTAN. Esta vez, Lituania, miembro de la OTAN, ha sido elegida como peón, con la orden de imponer un bloqueo parcial, por lo pronto, del transporte terrestre hacia el enclave ruso de Kaliningrado. El pretexto utilizado es la aplicación de las sanciones de la Unión Europea contra Rusia. Los funcionarios rusos han declarado que el bloqueo es una violación del derecho internacional, que es «más que grave», y han prometido que habrá una respuesta de su parte. El Departamento de Estado emitió hoy un comunicado en el que afirma que Estados Unidos invocará el artículo V de la OTAN (un ataque contra un miembro es un ataque contra todos), en caso de que Rusia actúe. Todo parece indicar que se trata de una crisis de los misiles cubanos a la inversa. 

Y ese hecho ineludible está haciendo que cada vez más círculos en Occidente se inquieten mucho más por lo que pudiera resultar. Por ejemplo, el ex embajador de Estados Unidos en la OTAN, Robert Hunter, un hombre que tiene un largo pedigrí en las instituciones dominantes, acaba de publicar un llamado para que se posponga la próxima cumbre de la OTAN. Hunter argumenta que si la cumbre fracasara —lo que podría ocurrir debido a las agrias diferencias entre los miembros sobre cómo tratar el conflicto entre Rusia y Ucrania— dañaría la credibilidad de Estados Unidos en todo el mundo más que si se aplazara. 

También hay un creciente fermento popular en las propias naciones de la OTAN Global, en parte por las políticas de guerra, y en parte por el colapso económico al que están siendo sometidas. Londres está paralizado por una huelga ferroviaria que amenaza con convertirse en una huelga general contra la austeridad asesina que se le está imponiendo a la población. En Bruselas, sede de la OTAN y de la Unión Europea, los principales sindicatos movilizaron a 80.000 miembros para trancar la ciudad durante varias horas, con pancartas y coreando consignas de que los salarios deben subir, y que hay que “Detener a la OTAN” y eliminar el gasto militar para pagar salarios dignos. 

En Francia, las elecciones legislativas de este pasado fin de semana resultaron en un posible descalabro para el gobierno de Macron, por seguir adelante con la OTAN y la militarización de la economía. Del mismo modo, el gobierno italiano se dirige de nuevo hacia una crisis, porque los miembros del gobierno de coalición de Draghi se oponen al envío de un suministro interminable de armas a Ucrania. 

Mientras Occidente hace implosión, los mandatarios más serios en el mundo se reúnen para deliberar cómo garantizar el progreso económico de sus pueblos, cooperando en proyectos de una década de duración, que son sus tramos regionales del impresionante proyecto del “Puente Terrestre Mundial”, en el que el Instituto Schiller ha estado trabajando durante tres décadas. Este fue el tipo de ideas que se analizaron en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, Rusia, y son las ideas que dominarán las reuniones ampliadas del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), a finales de esta semana en China. 

Asesores importantes en las capitales de los países que participan en esas discusiones están estudiando ahora los cuatro paneles de la conferencia del Instituto Schiller de este pasado fin de semana. Estarán atentos a una de las cosas que más les preocupa: ¿Qué fuerzas políticas se están movilizando en torno a las “ideas factibles” de las que el Instituto Schiller habló en Estados Unidos y Europa? 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s