El mundo debe prepararse para un sacudón financiero y económico

Executive Intelligence Review (EIR)

Patrick Jenkins comenta en la sección “Inside Business Opinion” del diario británico Financial Times del 14 de marzo, que algunas personas de las finanzas parecen estar tomando consciencia del daño que se hacen a sí mismas. El mundo debería “prepararse para un sacudón financiero y económico global”, aconseja Jenkins en su columna titulada “Fall of Lehman Shows How Unpredictable Impact of Russian Sanctions Could Be” (La caída de Lehman muestra que tan impredecible puede ser el impacto de las sanciones rusas).

Castigar a Putin por sus actos de barbarie en Ucrania con sanciones duras a las empresas rusas, a los oligarcas y a las exportaciones de energía, es necesario y está más que justificado por razones éticas”, argumenta Jenkins. Por supuesto, “algunos reconocen que el resto del mundo sufrirá las consecuencias, por ejemplo, un aumento de los precios de la gasolina y una mayor inflación de los costos energéticos nacionales. Pero no estoy seguro de que se haya reconocido plenamente el impacto potencial para el mundo fuera de Rusia. Lo más evidente, por supuesto, es que podría provocar una nueva agresión militar de Putin. Pero hay otras consecuencias financieras y económicas que van mucho más allá de la gasolina. Lo espiral de costos del trigo, del níquel y una serie de otros productos básicos amenaza la asequibilidad e todo, desde el pan de cada día hasta la mitigación de los desastres climáticos”. 

En el camino, podrían “acabar con los operadores de los mercados financieros, grandes y pequeños, dominantes y marginales; véase la suspensión del comercio del níquel en la Lonja de Metales de Londres, propiedad de Hong Kong, en medio de las enormes pérdidas sufridas por la empres china Tsingsham Holding”. Y lo que es peor, “los bonos rusos pueden caer en incumplimiento los próximos días y semanas. Las cadenas de suministro que implican productos rusos se verán interrumpidas”. 

El cómo se desenvuelva esta crisis “podría resultar más difícil de trazar incluso que el colapso de 2008. Entonces, la mayoría de los riesgos estaban contenidos en un sector bancario que, al menos en teoría, estaba muy regulado. Esta vez los bancos parecen más sólidos, pero en otros lugares han aumentado los riesgos más sombríos, poniendo en peligro partes del sistema financiero menos supervisadas”. 

Un mundo que ha sido inundado con dinero gratis bajo las políticas de la banca central para contener todo el impacto financiero de 2008 y la crisis del Covid parece más que vulnerable, debido a cómo se han inflado los precios de los activos y cómo han subido a nuevos récords los niveles de deuda. No se hagan ilusiones: los rusos no serán los únicos que sufriran por las sanciones rusas. El mundo debería recordar a Lehman y prepararse para un sacudón financiero y económico mundial”. (ft. com/content/ 38f41ebc-f64d-467b-b5ef-22eaefaebb7e).

@TronAleks