Los laboratorios de armas biológicas de EEUU en Ucrania son una realidad innegable

Executive Intelligence Review (EIR)

El viernes 11 se llevó a cabo una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, convocada por Rusia, para discutir la información de que los militares rusos en Ucrania descubrieron más de 30 laboratorios biológicos con fines militares, financiados y desarrollados por Estados Unidos durante las últimas décadas. El embajador de Rusia ante la ONU, Vasily Nebenzya, presentó los detalles de estos hallazgos, que además, se subieron a la página de internet para que todos los puedan ver, donde se muestra que los laboratorios “albergaban experimentos biológicos extremadamente peligrosos, con el propósito de intensificar las propiedades patógenas de la peste, el ántrax, tularemia, cólera y otras enfermedades letales con la ayuda de la biología sintética”. El financiamiento a esos laboratorios provenía de la Agencia para la Reducción de la Amenaza a la Defensa del Departamento de Defensa de Estados Unidos (DTRA, por sus siglas en inglés) informó el diplomático ruso. Entre los proyectos en que trabajaban esos laboratorios, buscaban encontrar los medios para propagar los patógenos peligrosos con aves, murciélagos, mosquitos y piojos. 

Mentiras, puras sandeces”, gritó el embajador de Estados Unidos, para luego acusar a Rusia, como siempre sin ninguna evidencia, de estar preparándose para utilizar armas químicas y biológicas para cometer asesinatos en operaciones militares contra el pueblo ucraniano. Nebenzya le respondió que no podía menos que recordar la presentación, “en esta misma sala”, de Colin Powell en 2003, con el tubo de ensayo falso de las armas químicas, una treta que se utilizó para lanzar el asesinato en masa y destrucción de la población iraquí a manos de las fuerzas armadas de Estados Unidos y sus aliados de varias naciones, a una población que no había hecho ningún daño ni representaba amenaza alguna a las naciones occidentales. “Pienso en Raqqa y Mosul, que fueron arrasadas por completo”, dijo Nebenzya, “y las miles de vidas de civiles bajo las ruinas de estas ciudades. No puedo recordar a nuestros colegas que hayan derramado su justa ira al respecto”. 

El Pentágono, por su parte, emitió una hoja informativa en la que reconoce algunas actividades de la DTRA, todas inocentes y legales como pueden ser, por supuesto. Reconocen que después de la incursión militar rusa en Ucrania los laboratorios recibieron instrucciones de destruir las muestras, tal y como habían afirmado los rusos, pero no para ocultar nada, sino solo por seguridad. Scott Ritter, el experto en armas biológicas y químicas que fue parte de los equipos de inspección de armas de la ONU en Iraq, ridiculizó esa línea en una entrevista con el ex parlamentario británico George Galloway: “Estados Unidos está caminando por una línea muy delgada con respecto a lo que es legal y lo que no lo es según la Convención de Armas Biológicas y Toxinas… Si, son laboratorios de armas”. 

Mientras tanto, la guerra financiera, pintorescamente llamada “opción financiera nuclear”, está en pleno apogeo contra la economía y el pueblo ruso, dirigida por el imperio británico (que ahora se llama a sí mismo “Gran Bretaña Global”), reconociendo en esencia que utilizan a Wall Street y a las fuerzas armadas de Estados Unidos como su “gigante bruto” y agencia de ejecución. Frente a esto, la economía rusa se encuentra bajo una movilización de guerra, y han impuesto controles de cambios y de capitales, pagan a los tenedores extranjeros de bonos rusos en rublos (y si los tenedores de bonos quieren cambiarlos por dólares pueden acudir a los $300.000 millones de reservas rusas depositadas en los bancos extranjeros y que han sido robadas por los mismos criminales que dirigen los gobiernos occidentales que se han hecho cómplices de esa guerra financiera) con un recorte del 40% debido a la devaluación del rublo impuesto por los mismos bancos occidentales que tienen las reservas. Las empresas que abandonen sus operaciones en Rusia, Putin anunció que serán absorbidas por empresas rusas (o quizás chinas). 

Los medios informativos occidentales convencionales no están informando sobre estas respuestas de Rusia, ya que simplemente demostraría aún más que las sanciones a Rusia están dirigidas igualmente a las economías de Occidente. Estas economías occidentales ya estaban sufriendo un colapso hiperinflacionario, agravado por el corte de la energía rusa, la escasez de alimentos, de fertilizantes y más. Como lo ha demostrado La Organización LaRouche en su folleto “Stop Global Britain’s Green War Drive!” (¡A detener la campaña de guerra verde de la Gran Bretaña Global!), el “nuevo trato verde” que ha impuesto el cartel financiero de Occidente ya estaba golpeando la economía occidental, cortando el crédito a los combustibles fósiles y a muchos sectores industriales y agrícolas, para “mover los billones” hacia el rescate del sistema financiero occidental en bancarrota. Como le ha estado diciendo el pobre Joe Biden a la población estadounidense cada vez más hostil, tienen que sufrir para salvar a la “democracia” de los rusos malvados. 

El Instituto Schiller publicó una lista de más de 120 personalidades de todo el mundo que suscriben el llamado que plantea la única solución posible para salir del descenso a una nueva era de tinieblas y un posible holocausto termonuclear, la convocatoria a una conferencia internacional para establecer una nueva arquitectura de seguridad y desarrollo para todas las naciones. Si no la has firmado ya, puedes hacerlo aquí: (Dirigentes de 32 países firman llamado por una nueva arquitectura de seguridad y desarrollo (12 mar 2022) (larouchepub.com)). A medida que la destrucción de la economía mundial y la propagación de la hambruna y la necesidad en todo el mundo occidental se hacen más intolerables para los dirigentes y la ciudadanía del mundo transatlántico, el programa que presenta este llamado se reconocerá cada vez más como la única opción a la muerte y destrucción de la humanidad misma, y después de todo, un nuevo Renacimiento es algo bueno, no malo.

@TronAleks