La guerra militar y financiera contra Rusia regresará a Europa a la pobreza

10 de marzo de 2022 (EIRNS) — A dos semanas de guerra entre Ucrania y Rusia, los planificadores de la política en Occidente discuten con nerviosismo si no será que van a salir perdiendo con la guerra financiera de tierra arrasada que han lanzado contra Rusia, y el mundo entero. ¿Hará estallar a todo su sistema transatlántico antes de que puedan poner de rodillas a Rusia? ¿Podría llevar más bien a la formación de un bloque económico formidable Rusia-China, fuera y contra el sistema especulativo de saqueo de Occidente? ¿O podría incluso desencadenar una guerra nuclear?

Hace un mes, estas preguntas se hubieran descartado por apocalípticas o tontas; pero  hoy se discuten abiertamente en los medios informativos occidentales como las cuestiones existenciales del día. Son precisamente las cuestiones  que Lyndon LaRouche advirtió durante décadas que pronto estarían en el orden del día de la humanidad, a medida que la crisis de desintegración sistémica conducía al mundo hacia las pandemias y la guerra.

Un problema particularmente angustioso para la casta financiera de Londres y Wall Street es el hecho de que cada vez más círculos políticos en Occidente están despertando a la realidad de que sus países en todos los continentes (Alemania, Japón, Estados Unidos, Argentina, Nigeria, Tailandia, etc.) están tan en la mira de esta política demente como lo está Rusia. Se están percatando de que LaRouche tenía razón todo el tiempo: que la guerra militar y financiera contra Rusia es simplemente la excusa para hacer retroceder a toda la economía a la Edad Media.

¡Un momento! Esa es mi comida, mi gasolina, mi vivienda, y mi trabajo lo que se ha esfumado?”, se está volviendo cada vez más la respuesta más común y frenética a la crisis. El mundo realmente se está desmoronando, subrayó Helga Zepp-LaRouche ayer, y nos encaminamos hacia una explosión como pocos pueden imaginar. Seguimos en la mira en el teatro de guerra de Ucrania, y estamos en la cúspide de la peor ola de hambruna en siglos. Los medios de sustento humano más elementales, la energía, los alimentos y los medios para producirlos, como los fertilizantes y el transporte, están cobrando un precio que los pone fuera del alcance de la mayoría de las naciones y de la gente, al mismo tiempo que se desploma su producción física. En estas condiciones, es criminalmente irresponsable promover las políticas verdes de “apartar” el 30% de las tierras de cultivo que sólo acabarán con la producción de alimentos y arrojarán a más millones de personas a la hambruna y la inanición, destacó Zepp-LaRouche.

La desintegración y la repercusión que ha ocasionado abren una breve ventana de oportunidad para apartar a la humanidad del abismo. Nuestra tarea es captar a la gente cuando se despierta a la realidad, señaló Helga Zepp-LaRouche, evitar que se vuelva pesimista por la dificultad de la batalla, y llevarla a discutir un enfoque orientado a la solución. Esto significa ayudar a organizar la mayor difusión posible del llamado del Instituto Schiller, y firmas de adhesión, para convocar una conferencia internacional para crear una nueva arquitectura de seguridad y desarrollo para todas las naciones del mundo, que representa la única solución programática viable ante la crisis.

SIGUEME EN TWITTER @TronAleks