NO, no es verdad que el 99,5% de contagios covid-19 en EE.UU sea en «no-vacunados»

Durante días, los principales medios de comunicación de Estados Unidos han estado repitiendo muy reiteradamente una serie de presuntos informes de los que se deduce que el 99% de las muertes por COVID-19 se producen entre personas no vacunadas. Además de que no hay datos que confirmen esto, en realidad hay evidencia de que la realidad es totalmente contraria. Esta campaña propagandistica se ha convertido en la base de una corriente de opinión deshumanizadora que etiqueta a la mitad de la población adulta estadounidense y a la mayoría de los niños que no han recibido inyecciones experimentales de COVID-19 como «fábricas de variantes ” e “ incubadoras de enfermedades». La pandemia ahora son las personas.

La declaración del Cirujano General de que el 99,5% de las muertes por coronavirus están entre las personas no vacunadas se materializó de la nada y con base en datos poco o nada confiables. Resulta que está afirmación, «cientifica», está basada en las matemáticas de un par de reporteros de Associated Press (AP) que involucraron algunos cálculos burdos, del tipo que se hace en una servilleta de bar, que analizaron las muertes reportadas por COVID en el mes de mayo de 2021 y algunas cifras más, tal vez sacadas de un informe de los CDC sobre el número de muertes por COVID entre los que estaban completamente vacunados, que decía que en algún momento este número fue de «aproximadamente» 150 personas. Dado que el reportaje de AP no muestra de donde obtuvo sus datos, es un juego de adivinanzas descubrir cómo llegaron a este hecho que desde entonces ha sido repetido por todas las cadenas y medios comerciales de desinformación al servivio de la Agenda de la OMS y de la administración de Joe Biden. Los reporteros modificaron su historia corrigiendo el número total de ingresos hospitalarios por coronavirus de 853.000 a 107.000, y el porcentaje de personas hospitalizadas que habían sido vacunadas lo rebajaron del 1,1%, al 0,1%. Dado que los casos de coronavirus en los vacunados no son notificados de forma obligatoria, al igual que los efectos secundarios de las vacunas y las muertes tampoco, culquier funcionario serio sabe que tanto los efectos secundarios de las vacunas registrados en VAERS como las defunciones por COVID entre personas vacunadas están muy subestimados, es decir, su numero real es seguramente mucho más alto que el numero registrado en los datos oficiales. Por lo tanto, el famoso número del 99% de muertes corresponde a no vacunados, simplemente, es falso.

El problema es que muchas personas vacunadas en los EE. UU., decenas de miles de ellas, están teniendo COVID después de sus vacunas «94% efectivas» (según la propaganda de las farmaceuticas). Para el 30 de abril, los CDC informaron que había 10,262 casos de COVID entre aquellos que habían sido completamente vacunados al menos dos semanas antes. Y sabían que esto era «probablemente un recuento insuficiente sustancial de todas las infecciones por SARS-CoV-2 entre las personas completamente vacunadas» ya que no incluyeron a los que habían recibido solo una inyección ni contaron los que recibieron la segunda inyección cinco o diez días antes. Pero en lugar de tratar de determinar las cifras reales, los CDC anunciaron que «son tan pocos» que ya no contabilizarían los casos de coronavirus en los vacunados si no terminaban hospitalizados o muertos. Que conveniente, han sido !Tremendamente objetivos y cientificos!.

Para el 30 de abril, 160 personas vacunadas habían muerto de COVID. Unos días después, los CDC actualizaron los datos para decir que 535 personas completamente vacunadas habían muerto a causa de la infección. Hasta el 12 de julio, se hospitalizaron 5.492 pacientes vacunados contra el COVID-19 con infección de COVID-19, incluidos 1.063 que murieron. Si los CDC sabían que más de 10,000 personas completamente vacunadas eran COVID positivas a fines de abril y eso era una subestimación seria de las cifras reales, y ahora han dejado de contar, por lo que no tienen idea de cuántas personas vacunadas están infectadas, ¿cómo? ¿Pueden ahora decir que son los no vacunados los que propagan la enfermedad?

Datos validos para el 12 de Julio de 2021 según los CDC de los Estados Unidos

Sabemos por el primer, y aparentemente único, estudio post-mortem de una persona completamente vacunada que murió de COVID que tenía una sólida respuesta de anticuerpos COVID, la medida del éxito de la vacuna. Pero estaba muerto. Tenía niveles detectables de ARNm viral en todos los órganos analizados y tenía lo que parecía ser una infección transmisible. Entonces, ¿cómo pueden los CDC culpar a los no vacunados de propagar el COVID cuando la ciencia dice que los vacunados pueden infectarse y transmitir la infección?
En los países que cuentan los datos, son los vacunados quienes mueren de manera desproporcionada, en Estados Unidos, no se puede decir eso, porque en Estados Unidos no se estan contabilizando esos datos. Los CDC dejaron de contar un parámetro pandémico crítico, pero otros países no lo hicieron.

Los datos del Reino Unido sobre «variantes preocupantes» revelan que hubo 92 muertes de personas no vacunadas en comparación con 163 entre las vacunadas (la mayoría de ellas totalmente vacunadas). Estas cifras de mortalidad son minúsculas en un país de 66 millones de habitantes. Pero si habla del éxito de la vacuna, cuando compara las tasas de muerte entre los dos grupos a partir de sus números de casos, son los vacunados quienes salen peor, con probabilidades de muerte casi nueve veces más altas que los no vacunados. En Israel, se informó el 29 de junio que la vacuna estaba fallando y la mayoría de los casos nuevos de COVID estaban en los vacunados. Aproximadamente el 60% de los pacientes en condiciones graves habían sido vacunados y, según los investigadores de la Universidad Hebrea que asesoraron al gobierno, alrededor del 90% de las personas recién infectadas mayores de 50 años están completamente vacunadas.

https://www.lifesitenews.com/images/made/images/remote/https_www.lifesitenews.com/images/local/Israel_chart_Celesteee_468_242_75_s_c1.jpg
Entre el 78% y el 94% de los nuevos casos de COVID-19 en Israel corresponde a personas completamente vacunadas

Si en países como Israel, con tasas de vacunación más altas que en la mayor parte del mundo, son los vacunados quienes están infectados y los vacunados pueden contraer y propagar enfermedades, entonces es hora de detener la propaganda de los «inmundos no vacunados» y dejar que la gente tome la decisión sobre sus opciones médicas libres de coacción.

Lo que está sucediendo es terriblemente similar a la propaganda nazi temprana que se refería a los «judíos inmundos» como propagadores de enfermedades y suscitaba el miedo y el odio irracionales de millones de personas en la sociedad alemana. Era un mensaje del gobierno utilizado para justificar poner en cuarentena a un pueblo, matarlo de hambre y luego aniquilarlo. «Miren, la única pandemia que tenemos son los no vacunados, y están matando gente», dijo Joe Biden a los periodistas. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., Dijo algo similar ese mismo día: «Esto se está convirtiendo en una pandemia de personas no vacunadas«. Dos días después, el Cirujano General Vivek Murthy, anunció que “el 99.5% de las muertes en este momento por COVID-19 en nuestro país están ocurriendo en personas no vacunadas”. La única solución, dijo, era que todos se vacunaran.

Era un mantra o un programa de propaganda gubernamental obviamente orquestado para hacer que la gente tomara las decisiones apresuradas. El programa de marketing de tres mil millones de dólares ha fallado al no poder atraer al 51% de los estadounidenses que no han podido convencer de vacunarse. La historia del «asqueroso no vacunado» es útil para coaccionar a quienes no quieren esta nueva droga experimental dentro de sus cuerpos. Es una violación de los principios del Código de Nuremberg que se estableció después de las violaciones de los derechos humanos de la Alemania nazi para proteger a las personas de participar en experimentos médicos contra su voluntad. Dado que todas las vacunas contra el coronavirus actualmente disponibles en los EE. UU. están todavía en fase de ensayos clínicos y esto durará al menos otro año, son por definición vacunas experimentales.

Sin embargo, los principios universalmente aceptados en el Código de Nuremberg ya no importan. Ahora, los vociferantes defensores de la «libertad de elección» cuando se trata del «derecho» de las personas a arrancar a los bebés no nacidos del útero de sus madres, de repente, se muestran indiscretos y dogmáticos sobre las opciones médicas de otras personas. Así que Kathleen Sebelius, ex entusiasta incondicional del aborto «pro-elección» y secretaria de Salud y Servicios Humanos bajo Barack Obama dijo, por ejemplo: «Está bien si no elige vacunarse», pero «es posible que no venga a trabajar». ¿No es esta una clara contradicción en el discurso de «mi cuerpo, mi elección» que tienen los mismos que pretenden obligar a otros a vacunarse?». “Es posible que [a los no vacunados] se les restrinja la posibilidad de estar en una situación en la que pondrá en peligro a mis nietos, en la que podría matarlos, o podría ponerlos en una situación en la que le transmitirán el virus”, dijo Sebelius a la presentadora de CNN Erin Burnett.

No importa que los nietos, los menores de 18 años, tengan un 0,002% de posibilidades de morir de COVID incluso si están infectados. Y algunos abuelos en Estados Unidos preferirían morir antes que obligar a sus nietos a recibir una vacuna experimental; sus nietos enfrentan mayores probabilidades de morir o desarrollar una afección cardíaca de por vida como miocarditis, un trastorno grave de la coagulación de la sangre o una afección neurológica por una vacuna que por la enfermedad del coronavirus o COVID-19. Algunos abuelos prefieren proteger a sus hijos antes que a ellos mismos. Si Sebelius quiere que vacunen a sus nietos con un fármaco experimental que ha reportado 11.000 muertes en ocho meses, es libre de hacerlo.

Quiero poder vivir mi vida con la vacunación, y en este momento, me están atacando personas que dicen ‘No quiero vacunarme‘”, dijo. «Está bien. Quiero que estas personas tengan una limitación sobre dónde pueden ir y a quién pueden infectar. Quiero quitarme la máscara», dijo Sebelius.

Mucha gente ha querido quitarse las máscaras durante mucho tiempo y también se oponen a enmascarar a los niños. Se han visto obligados a cubrirse la cara por la «libertad de elección» como Sebelius, para adaptarse a sus neurosis y al deseo totalitarista de controlar el comportamiento de los demás, especialmente si no es un comportamiento sexualmente aberrado o moralmente cuestionable. Sebelius quiere que otros enmascaren y vacunen a sus hijos para protegerla, y cree que los niños pueden y deben ser desmembrados en el útero de la madre si amenazan el estilo de vida de alguien.

Hay poca lógica en todo lo que dicen los defensores de las vacunas experimentales de hoy en día. O la vacuna lo protege contra la enfermedad o no lo hace. Si Sebelius sabe que todavía puede contraer y propagar la enfermedad, porque a estas alturas creo que todos sabemos que la vacuna no evita contraer o transmitir el COVID-19, entonces, ¿cómo puede culpar a los no vacunados por la propagación? Si su vacuna no está a la altura, ¿por qué obligar a vacunarse a todos los demás? Pero hay otras razones para descartar la propaganda del miedo neurótico y neo-nazi sobre los «asquerosos no vacunados» de los fascistas como Biden y Sebelius.

FUENTE: LITE NEWS