EE.UU: Censuran evidencia que demuestra efectividad de la Ivermectina e Hidroxicloroquina contra COVID-19

Si la FDA y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los Estados Unidos, dirigidos por el Doctor Anthony Fauci, hubieran comenzado a aprobar medicamentos económicos y clínicamente probados, previamente en tratamientos efectivos contra la malaria, los parásitos y otros patógenos, al comienzo de la pandemia, millones de personas se habrían evitado el sufrir cuadros graves de COVID-19, infecciones o directamente hubieran evitado morir por el virus SARS-CoV-2. Por qué los funcionarios federales de salud nunca siguieron esta estrategia preventiva, sino que prefirieron esperar a los pacientes ya con un cuadro clínico grave en los hospitales es una pregunta que los principales medios de comunicación se niegan a hacer.

ivermectina 6mg 4tabletas calox
Sobre la Ivermectina se han realizado 92 estudios, 52 revisados ​​por pares se han realizado específicamente para Covid-19. 54 han sido ensayos clínicos en los que participaron 442 científicos y más de 17.600 pacientes27 fueron ensayos controlados aleatorios. La Ivermectina mejora del 85% en 14 ensayos de profilaxis, 80% de mejora en 20 ensayos de tratamiento de infecciones en etapa temprana, 47% de mejora en 20 ensayos de tratamiento de infecciones en etapa tardía, 74% de mejora en 20 resultados de mortalidad

Otra pregunta que el establecimiento médico, y mucho menos los medios globales de comunicación, es por qué no han preguntado si existen estudios confiables en la literatura revisada por pares y/o algunos testimonios positivos entre los miles de médicos clínicos en todo el mundo que tratan a pacientes con Covid-19 con estos fármacos, en particular hidroxicloroquina (HCQ) e ivermectina. En la mayoría de las naciones, ha habido un enorme éxito en el tratamiento de pacientes con Covid-19 en las etapas tempranas y moderadas de la infección. Sin embargo, en los EE. UU., Anthony Fauci, Bill Gates, la FDA y los carteles médicos institucionales han negado categóricamente su uso. De hecho, se apresuran a erigir obstáculos para evitar su prescripción.

Mostrada la seguridad de la hidroxicloroquina en Covid-19
Sobre la hidroxicloroquina se han realizado 291 estudios, 218 revisados ​​por pares específicamente para Covid-19. 241 han sido ensayos clínicos en los que participaron 3.875 científicos y más de 366.000 pacientes, 33 fueron ensayos controlados aleatorios, 65% de mejora en 26 ensayos de tratamiento tempranos, 72% de mejora en 11 resultados de mortalidad del tratamiento de infecciones en etapa temprana, 22% de mejora en 164 ensayos de tratamiento de infecciones en etapa tardía (pacientes en estado grave)

Cuando estas preguntas se plantean como un argumento general para defender medidas oportunas para proteger la salud pública durante esta pandemia, ¿no habría sido prudente haber priorizado la HCQ, la ivermectina y otros remedios con un historial de reducción de Covid-19, como el antibiótico azitromicina, zinc, selenio, vitaminas C y D y melatonina como primera línea de defensa? No había absolutamente ninguna necesidad de haber esperado por vacunas o medicamentos experimentales como Remdesivir antes de que la pandemia se volviera incontrolable. Pero esto es lo que Antony Fauci y todo el establecimiento comercial médico, cartelizado, de los Estados Unidos permitió con toda premeditación.

Si se hubiera seguido esta estrategia de intervención médica preventiva ¿habría tenido éxito? La respuesta probablemente sea un “sí” inequívoco, rotundo y definitivo. Tanto la Hidroxicloroquina (HCQ) como, mejor aún, la ivermectina ha sido recetadas de forma profiláctica por médicos que trabajan en el frente de la pandemia con enorme éxito, en todo el mundo (particularmente en el países con la menor tasa de letalidad por COVID-19 de América Latina, es decir, Venezuela). Sin embargo, los médicos estadounidenses que luchan por hacer llegar este mensaje urgente a los funcionarios de salud federales están siendo marginados y ridiculizados en masa. Solo en los EE. UU., El Reino Unido, Francia, Sudáfrica y varias otras naciones “desarrolladas” ha habido una obstinada arrogancia y cinismo que pretende tapar el sol con un dedo y negar la efectividad de la Ivermectina y la Hidroxicloroquina, y es en estos países “desarrollados” donde se han realizado esfuerzos concertados para socavar estos remedios alternativos más baratos.

La Organización Mundial de la Salud recomienda la Ivermectina para Covid-19, entonces, ¿por qué no los EE. UU. y estas otras naciones? Bajo juramento, varios médicos y profesores de las escuelas de medicina estadounidenses han testificado ante el Congreso presentando evidencia científica que respalda el uso de la hidroxicloroquina (HCQ) y la ivermectina. Por lo demás, estos son profesionales médicos con experiencia de campo, directamente en el corazón del tratamiento de pacientes con Covid-19 en los más grandes y masivos hospitales de los Estados Unidos, sin embargo, sus testimonios son ignorados en favor de los intereses económicos de los cárteles farmacéuticos norteamericanos.

Hoy, el periodismo estadounidense está en ruinas, es una verdadera vergüenza. El público estadounidense está perdiendo la confianza en los medios de comunicación, ya sea CNN, New York Times, Washington Post, NPR o PBS, cada uno de ellos tiene recursos ilimitados para investigar adecuadamente la maquinaria federal e institucional detrás de las políticas de salud del gobierno que se nos imponen. Sin embargo, ningún periodista de la corriente principal de desinformación en favor de las vacunas ha encontrado la brújula moral para llevar esta verdad al público norteamericano.

Mientras tanto, se permite que millones mueran y muchos otros se vean gravemente afectados por una infección grave debido a la negligencia médica profesional y un sistema de salud que favorece la frenética prisa de la industria farmacéutica por desarrollar nuevos medicamentos costosos y vacunas experimentales cuyos absurdos costos repercutirán en las familias estadounidenses de forma grosera y abusiva. El incentivo de los fabricantes de medicamentos es aprovechar todas las ventajas disponibles dentro de las lagunas de uso de emergencia de la FDA para obtener la aprobación de sus vacunas lo antes posible. La principal ventaja es que estos nuevos medicamentos y vacunas pueden superar los obstáculos regulatorios que, de otro modo, les obligarían a realizar ensayos clínicos prolongados y exhaustivos para demostrar su eficacia y seguridad. La consecuencia es que ninguna de las nuevas vacunas farmacéuticas contra Covid-19 se ha revisado adecuadamente.

Por otro lado, la HCQ y la ivermectina tienen un legado establecido de investigaciones previas y han estado en el mercado durante décadas en todo el mundo. No es descabellado afirmar que miles de millones de personas han sido tratadas con estos medicamentos de forma efectiva. A continuación, se muestra un desglose de los estudios realizados hasta ahora para la hidroxicloroquina (HCQ), ivermectina y vitamina D específicamente para combatir el virus SARS-CoV-2.

Hidroxicloroquina

  • Se han realizado 291 estudios, 218 revisados ​​por pares específicamente para Covid-19
  • 241 han sido ensayos clínicos en los que participaron 3.875 científicos y más de 366.000 pacientes
  • 33 fueron ensayos controlados aleatorios
  • 65% de mejora en 26 ensayos de tratamiento tempranos
  • 72% de mejora en 11 resultados de mortalidad del tratamiento de infecciones en etapa temprana
  • 22% de mejora en 164 ensayos de tratamiento de infecciones en etapa tardía (pacientes en estado grave)

Lista completa de estudios y detalles de HCQ aquí .

Ivermectina

  • 92 estudios, 52 revisados ​​por pares se han realizado específicamente para Covid-19
  • 54 han sido ensayos clínicos en los que participaron 442 científicos y más de 17.600 pacientes
  • 27 fueron ensayos controlados aleatorios
  • Mejora del 85% en 14 ensayos de profilaxis
  • 80% de mejora en 20 ensayos de tratamiento de infecciones en etapa temprana
  • 47% de mejora en 20 ensayos de tratamiento de infecciones en etapa tardía
  • 74% de mejora en 20 resultados de mortalidad

Lista completa de estudios de ivermectina y detalles aquí .

Vitamina D

  • 74 estudios realizados por más de 650 científicos
  • 52 estudios de suficiencia con 12.000 pacientes
  • 23 ensayos de tratamiento con 23.000 pacientes
  • 53% de mejora en 23 ensayos de tratamiento
  • 53% de mejora en 52 estudios de suficiencia
  • 63% de mejora en 14 resultados de mortalidad del tratamiento

Lista completa de estudios y detalles sobre vitamina D aquí .

Las políticas y medidas ineptas que están tomando los funcionarios de salud federales de los Estados Unidos y las administraciones anterior de Trump y Biden no tienen paralelo en la historia de la salud estadounidense. Y nunca antes los medios de comunicación habían estado tan dispuestos a autocensurarse y habían sido tan irresponsables en ocultar la ciencia publicada y la verdad.

FUENTE: Global Research