Las sanciones contra China, Rusia, Irán, Irak, Siria, Libia y Venezuela son sádicas y perversas dice Ex Senador Richard Black

A continuación transcribimos la entrevista que realizara Harley Schlanger al Coronel y Ex Senado de los Estados Unidos Richard Black, acerca de la posición geopolitica de los EE.UU en la actualidad (Mayo de 2021) VER VIDEO https://larouchepub.com/spanish/audio/2021/04/0425-col_richard_black-sanctions.html

Richard Black

HARLEY SCHLANGER: ¡Hola! Soy Harley Schlanger del Instituto Schiller. Hoy me acompaña un hombre que muchos de ustedes conocen por su participación reciente en algunos eventos del Instituto Schiller, su larga carrera en las fuerzas armadas, y como dirigente político en Virginia. Él es Richard Black, quien ha tenido una carrera muy distinguida. Es coronel retirado y fungió como jefe de la División de Derecho Penal del Ejército en el Pentágono, [oficial jefe del Cuerpo de Abogacía General de la Marina de Estados Unidos (JAG en sus siglas en inglés)], y también perteneció a la Cámara de Delegados de Virginia, y luego fue miembro del Senado de Virginia. Anteriormente ha dado discursos en varias conferencias del Instituto Schiller. Antes de las elecciones del 2020 él advirtió sobre la amenaza de un posible golpe de Estado militar, lo cual puso en alerta a mucha gente. El video sobre eso se transmitió en las redes de forma viral, y yo creo que hizo mucho para que no hubieran acciones amañadas que involucraran a renegados de las fuerzas armadas de EU.

Hoy nos acompaña para hablar sobre la política de Estados Unidos en contra de Siria. Recientemente, él dijo en una Conferencia del Instituto Schiller, el 21 de marzo, al hablar sobre las mentadas Sanciones César, “Las sanciones no hacen otra cosa sino atacar a la gente inocente, a los pobres, a los vulnerables. Son la forma más cruel y bárbara de guerra que podemos librar”. Así que, coronel Black, bienvenido a nuestro diálogo de hoy.

COR. RICHARD BLACK: Muchas gracias. Es un placer estar aquí.

SCHLANGER: Déjeme comenzar preguntándole, dado que usted ha visitado Siria, y que ha participado en discusiones políticas sobre lo que hay que hacer allí. Usted ha sido un crítico de la política de EU allí y en la región. ¿Cuál es su evaluación de la situación actual en el contexto de estas mentadas Sanciones César que inició Pompeo y fueron aprobadas casi por unanimidad en el Congreso?

BLACK:  Bueno, ya sabes, Estados Unidos comenzó la guerra en el 2011. Enviamos agentes de la CIA, operativos especiales, y fueron a coordinar y dirigir las acciones de los terroristas vinculados a al-Qaeda que estaban atacando a Siria en ese momento; atacando al gobierno legítimo. Ellos juraron decapitar a todos los cristianos, a los alauitas , y a los musulmanes chiitas; pero en particular a los cristianos. Asesinarlos, vender a sus hijas y sus esposas en los mercados de esclavos. Estados Unidos se convirtió en su aliado implacable; hemos sido partidarios inquebrantables de al-Qaeda desde entonces. Sorprendentemente, este es el grupo que atacó a las Torres Gemelas y al Pentágono el 11 de septiembre, y he aquí que diez años después del trauma nacional que significó perder a 3000 personas en el mayor ataque terrorista en la historia, nosotros estábamos completamente alineados y estábamos enviando agentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) para dirigir a al-Qaeda en un intento de derrocar y hacerse del gobierno legítimo de Siria.

Yo estuve bastante involucrado en eso en el 2011; de hecho antes de que comenzara la guerra, porque tenía curiosidad de saber ¿qué estábamos haciendo en Libia? Porque estábamos derrocando al gobierno de Libia, que había sido un aliado cercano de Estados Unidos hasta ese momento, y entendí que lo que estábamos haciendo era saquear sus tremendos almacenes de armas y las estábamos enviando a Siria para abastecer a los terroristas allí. Eso fue lo que realmente hizo que me involucrara, porque yo he derramado sangre por este país en el campo de batalla, y de alguna manera la idea de que estábamos aliados a al-Qaeda fue impactante. Desde entonces lo he estudiado detenidamente, y no he encontrado nada que sugiera lo contrario.

Todavía hoy estamos apoyando a al-Qaeda, y gradualmente nos hemos alejado del punto en que reconocíamos que el pueblo de Siria rechazaba completamente a todos los terroristas que nosotros impulsamos. Eventualmente ellos lograron avanzar con el Presidente Bashar al-Assad y con el Ejército Sirio, y forzaron a los terroristas a que dejaran el país. Ellos habrían purgado completamente a Siria de los terroristas si no hubiera sido por el hecho de que Estados Unidos se metió y colocó físicamente tropas en su territorio. Ustedes recordarán al Presidente Obama, diciendo tal vez, 20, 30, 50 veces que “No vamos a poner tropas en el territorio”. En el momento preciso en que estaba diciendo eso, estábamos haciendo los planes para colocar tropas allí, y ahora tenemos una fuerza significativa que está ocupando el norte de Siria. No hay ninguna legitimidad política para hacer esto, pero EU y las fuerzas turcas tienen ocupado el norte de Siria.

La parte norte de Siria es muy especial, porque es el granero de Siria. El grueso de trigo que se produce para alimentar a la nación siria se produce ahí. Nosotros deliberadamente se lo estamos bloqueando. La mayor parte del petróleo y el gas natural también se produce allí, y al ocupar esa zona, les hemos secuestrado el petróleo y el gas natural. Y se lo estábamos dando a compañías estadounidenses, y en especial a grupos para que mantuvieran el control. Hay una minoría kurda, y la utilizamos como nuestros aliados para robarle a toda la nación su trigo y su combustible. Eso es lo que estamos haciendo. Pero ni eso fue suficiente para derrocar al gobierno. Nosotros nunca hemos variado nuestro objetivo, que es derrocar al gobierno e instalar un gobierno islámico extremista que decapitaría a los cristianos, a los alauitas, a los chiitas y a los sunitas moderados. Ese es nuestro objetivo.

Y ahora esta Ley César de Protección Civil se introdujo en el Congreso y fue aprobada con muy poco debate u oposición. El propósito es crear hambruna y miseria en Siria, y evitar que puedan reconstruir luego de diez años de guerra que nosotros les hemos impuesto. Así que ahorita estamos creando hambruna, muerte y destrucción. Hemos bloqueado a los sirios para que no reciban suministros médicos. Yo pude ver eso a principios del 2016 cuando visité hospitales allí. Una y otra vez me hablaban del hecho de que no podían recibir prótesis para las personas heridas por las minas de tierra en la zona. Además, no pueden recibir medicamentos contra el cáncer. Así que si una mujer en Siria tiene cáncer de pecho, ella simplemente va a morir. Y esto se puede tratar. Mi esposa misma; yo he vivido esto durante este año que pasó, existe una tremenda posibilidad de tratar el cáncer de pecho, afortunadamente. Sin embargo, Estados Unidos deliberadamente, intencionalmente evita que las mujeres sirias puedan recibir los medicamentos para el tratamiento de cáncer de pecho. Es sorprendente qué tan cruel y salvaje es la política de Estados Unidos.

Los miembros del Congreso, muchos de ellos, simplemente parecen no darse cuenta. No les importa; y no entienden. No saben qué están haciendo, pero van allí y le quitan la capacidad a un país de utilizar su propia moneda. Apoyan bloqueos navales a países que nunca nos han hecho nada; nunca han sido los primeros en un acto hostil contra Estados Unidos. Luego creamos hambruna e inanición; tenemos a los niños pequeños muriendo de hambre.

SCHLANGER: Esto ha sido una política bipartidista. Los dos partidos. El secretario de Estado Mike Pompeo inició estas Sanciones César. El actual secretario de Estado Blinken, que criticó al gobierno de Obama por no tomar mayores acciones para derrocar a Assad, respalda fuertemente estas sanciones. Entonces, esta es la pregunta que tengo: Usted sabe que en la campaña del 2016, Donald Trump planteó su oposición a las guerras sin fin, y prometió terminarlas. Miembros de los dos partidos se opusieron a sus esfuerzos para lograrlo. Pero el pueblo estadounidense votó por Trump porque yo creo que los estadounidenses quieren salirse de esas guerras. ¿Entonces, cuál es la meta de los halcones de la guerra, que mantienen estas guerras? Los que están en las instituciones dominantes de la política exterior, de defensa y seguridad. ¿Acaso son ignorantes, o hay una intención mayor en esto? ¿Qué piensa usted?

BLACK: Yo creo que hay una intención mayor. Mi impresión es que hay un grupo de oligarcas a nivel global, gente que tiene riquezas fabulosas, gente que literalmente, su riqueza personal es más que la riqueza de grandes naciones. Esta gente se reúne en lugares como Davos periódicamente, para coordinar sus esfuerzos. Mi impresión es que el plan general es disolver los Estados nacionales, crear un estado de caos y desorden. No solo allende los mares. Le estamos haciendo esto a naciones en el extranjero, pero también se está haciendo en este país. El desorden que ves hoy en Estados Unidos; el ataque tremendo a lo básico de la moralidad y la decencia. El que elementos criminales se desaten en toda la nación. Ves como esto está destruyendo los fundamentos de Estados Unidos. Al mismo tiempo que se utiliza a las fuerzas armadas de Estados Unidos y a las instituciones estadounidenses de política exterior, para destruir y socavar a otras naciones. En última instancia yo creo que la meta, más adelante, es disolver los Estados nacionales y crear un gobierno único que en esencia será inmune a las inquietudes públicas. En tanto el gobierno crece cada vez más, se distancia más del pueblo, y entonces la gente tiene cada vez menos influencia sobre lo que les sucede. Creo que es para allá hacia donde nos dirigimos y muy rápido. Puedes verlo en la censura que se está imponiendo en todos los medios y este tipo de cosas. Ese es el rumbo que lleva. Pero ten en mente que hay gente que se está enriqueciendo de manera impresionante de todo esto. Porque ellos, solo ven sus propias metas. Esta es gente muy sádica, muy egoísta, que realmente se goza al crear hambruna y guerras y muerte.

SCHLANGER: Bueno, algo sobre las Sanciones César que es bastante significativo es que no son solo contra el pueblo sirio. Pero cualquier otro país o cualquier otra empresa o individuo que intente tener comercio con Siria será objeto de sanciones.

El Instituto Schiller ha iniciado una movilización en apoyo a las declaraciones del nuncio papal cardenal Zenari, quien criticó las Sanciones César y advirtió que ahora el 90% de la población de Siria vive por debajo del umbral de la pobreza. Su llamado fue respaldado por Helga Zepp-LaRouche, quien pidió el levantamiento inmediato de las sanciones y el inicio de la reconstrucción económica. Usted señaló que con estas sanciones no puede haber reconstrucción económica.

Pero déjeme preguntarle esto: como veterano militar que ha vivido la destrucción de la guerra de primera mano y ha estado en Siria y ha visto los resultados de la guerra civil allí, ¿qué le puede decir a las personas que permanecen indiferentes ante este tipo de sufrimiento que se está llevando a cabo en su nombre, supuestamente para brindar la seguridad al pueblo estadounidense?

BLACK: Creo que si los estadounidenses entendieran lo que su gobierno está haciendo, estarían horrorizados. Creo que una de las mayores dificultades para hacer que la gente comprenda la gravedad de lo que estamos haciendo, es que se ha educado a la gente para que piense que Estados Unidos es bueno, que Estados Unidos hace cosas buenas. Creo que históricamente hemos sido un país bastante bueno en general. Ciertamente, yo he derramado mi sangre tratando de mejorar las cosas, pensaba yo. Pero es importante que la gente entienda qué hacen las sanciones.

Las sanciones crean hambruna y penuria para la gente común. En el norte de Siria, y esto está en el granero de Siria, pero estos poderosos jefes terroristas kurdos tomaron todo el trigo. La gente no puede obtenerlo. La mayoría de las personas en el norte de Siria son árabes. También hay muchos cristianos, pero hemos decidido que todo es para los kurdos, o para las empresas estadounidenses allá. Se ha puesto tan mal, la hambruna que hemos impuesto es tan grande, que incluso en el granero de Siria, donde solían exportar trigo a otros países, se ha puesto tan mal que las familias tienen que ir a las bases estadounidenses, a donde los estadounidenses tiran su basura en los botaderos.

Y se llevan a sus niños pequeños y limpian la comida de las latas que encuentran en la basura que los estadounidenses han tirado. Así que, ahora hemos reducido al pueblo sirio que alguna vez fue orgulloso, muy inteligente y sumamente productivo a donde ahora están llevando a sus hijos y los están haciendo hurgar en la basura estadounidense para que puedan alimentarse. ¡Esto es tan trágico! Me enferma que pongamos a nuestros soldados estadounidenses en esta postura, porque los soldados y marines estadounidenses son patriotas. Son buenas personas, quieren hacer cosas buenas. Los estamos obligando a hacer el trabajo del diablo en Siria. Los estamos obligando a apoyar a al-Qaeda; en algunos casos, al EIIS. Es solo esta extraña situación en la que estamos haciendo que causen tanto sufrimiento.

Hablamos de los nazis, hablamos de los bolcheviques, hablamos de Mao Tse Tung con la enorme hambruna en China. Estamos haciendo esto deliberadamente en Siria hoy. Puede que no sea de la misma magnitud, porque Siria es un país pequeño. Pero considerando el tamaño del país, sí; es el equivalente a lo que se hizo en la Alemania nazi, a lo que se hizo durante la Revolución Bolchevique y lo que Mao Tse Tung hizo con El Gran Salto Adelante. Incluso Mao Tse Tung no provocó deliberadamente el hambre; simplemente lo hizo por ineptitud. Murieron 50 millones de chinos, tiempo atrás en la historia de China. Pero hoy, en la actualidad, estamos provocando deliberadamente la hambruna, estamos provocando deliberadamente la propagación de enfermedades, deliberadamente estamos provocando que la gente muera congelada en el invierno en un país que solía exportar un poco de petróleo y gas natural. No mucho, pero tenía una economía equilibrada. Exportaban algunos productos agrícolas, exportaban algo de petróleo, tenían gas natural para exportar. Exportaron mucha maquinaria; tenían una economía maravillosamente equilibrada con un pueblo muy productivo. Hemos destrozado su economía. Hemos ayudado a los turcos a saquear más de 1000 fábricas en la ciudad de Alepo. Y ahora les hemos robado el trigo y el combustible para que podamos crear el hambre y la hambruna.

Hay un académico del Instituto de Finanzas para el Medio Oriente de los Emiratos Árabes Unidos; ellos están muy comprometidos a derrocar a Siria. Este académico pronosticó una creciente indigencia, hambruna y comportamiento depredador, como resultado de las nuevas Sanciones César. Dice que ve el sufrimiento humano como una oportunidad para que Estados Unidos logre un cambio de régimen. Como no podemos convencer a los sirios de que acepten un gobierno islámico radical que se dedique a decapitar a tantos civiles sirios. Entonces, debido a que no aceptarán esto de nosotros, decimos: “Está bien, hay que crear mucho sufrimiento, hambruna, inanición para que la gente simplemente se vea obligada a arrodillarse ante Estados Unidos y acceda a lo que estamos tratando de hacer” ¡Es despreciable! Me avergüenza lo que estamos haciendo. No es el Estados Unidos en que crecí.

SCHLANGER: Pero lo que acaba de describir es exactamente lo que James Jeffrey, el ex enviado del gobierno de EU  a Siria, dijo que era la intención. Usar las sanciones como una forma de cambio de régimen.

La última pregunta que tengo para usted, y mire, yo estoy totalmente de acuerdo con usted. Esta es una tragedia horrible, y lo aplaudo por hablar a pesar de la falta de conciencia en general en el país, y también la hostilidad hacia solo pensar en estas cosas. Pero, ¿qué puede hacer el ciudadano común para poner fin a las sanciones? Yo sé que la mayoría de la gente es pesimista; está convencida de que no sabe lo suficiente, de que está fuera de su control. Pero no podemos quedarnos sentados y dejar que esto suceda, ¿verdad?

BLACK: No, realmente no podemos. Creo que es hora de que los estadounidenses comiencen a preguntarse, ¿por qué se nos enseña a odiar a tanta gente? China no nos ataca; Rusia no nos ataca; Irán, Irak, Siria; Libia. Venezuela no está atacando; Cuba no nos ataca. Y sin embargo, les enseñamos a nuestros hijos casi desde el momento en que nacen a odiar y despreciar a estas otras personas. Hay cosas que yo cambiaría si fuera ciudadano de China o Irán o donde sea. Pero esos no son mi país. Mi país es Estados Unidos. Y créanme, ya tenemos bastantes problemas propios sin tener que ir y tratar de imponer estilos de vida a otras naciones. Necesitamos recordarle a la gente; tenemos una nación en general cristiana y la gente podría reflexionar sobre el hecho de que fue Jesús quien dijo: “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán hijos de Dios”. ¿Cuándo fue la última vez que Estados Unidos habló sobre la paz? ¿Cuándo fue la última vez que dijimos, terminemos las guerras? Ya no hablamos de poner fin a las guerras; hablamos de que continúen indefinidamente. Creo que es hora de que empecemos a preguntarnos ¿por qué en este país se nos enseña a odiar a tanta gente?

Necesitamos comenzar a mirar a las sanciones. Las sanciones son sádicas; son acciones perversas que se han tomado. No podíamos hacer nunca lo mismo que hacemos hoy debido a la falta de tecnología informática. Pero hoy, podemos controlar el flujo de información, etc. Devaluamos las monedas de los países. La libra siria tenía un valor estable, y ahora hemos prohibido a los bancos cambiar libras sirias. Así que los sirios no pueden comprar repuestos para la maquinaria construida en Estados Unidos; no pueden comprar medicamentos para curar el cáncer, las enfermedades cardíacas o la diabetes, y cosas así. Prohibimos la importación de alimentos y combustible a Siria. Hemos impuesto un bloqueo naval; nos hemos apoderado de barcos en el mar sin autorización. La incautación de un barco de otra nación con la que no se está en guerra es ilegal según el derecho internacional y debido a que es ilegal si no se declara la guerra a la nación cuyo barco se está incautando, entonces la incautación es un acto de piratería. Estados Unidos participa activamente en la piratería contra los barcos petroleros que envía Irán y otros países para abastecer a la nación siria.

Los estadounidenses deben comenzar a cuestionar toda la idea de las sanciones. Es el  caso de que cada vez que estamos un poco irritados con un país u otro, algo que no nos gusta, decimos “Oh, vayamos ahí. Impongámosle sanciones. Causémosle sufrimiento”. Incluso estamos hablando de sancionar a Alemania porque quiere completar el último uno por ciento de un gasoducto entre Rusia y Alemania. Alemania es uno de nuestros aliados más antiguos e incondicionales, y estamos hablando de castigarla porque lleva a cabo el comercio, como tiene todo derecho con otros países. También estamos amenazando a Australia, lo crea o no. Yo sé que hay algunas personas de mi edad que se tomaron un descanso en Australia durante la guerra de Vietnam y aprendimos a apreciar a los australianos. Le estamos diciendo a Australia que cierre su industria del carbón, porque hemos decidido que en Estados Unidos la élite gobernante va a detener todo combustible de carbono y vamos a vivir de molinos de viento y sol y alcohol de maíz en el tanque de gas. ¡Es estrambótico!

Nos hemos convertido en una especie de dictador global. Ya no intentamos encontrar puntos en común con los países, donde inevitablemente tendremos algunas disputas. Hoy, simplemente tenemos a Secretarios de Estado, y creo que Mike Pompeo fue un ejemplo clásico. John Kerry fue muy malo. Pompeo fue aún peor; simplemente fue un pendenciero pomposo y egoísta. En lugar de ser un diplomático, era más como el tipo pendenciero de la escuela que andaba rodeado de su pandilla y al ver a un niño con muletas en el patio, diría “¡miren esto!”. E iría corriendo a patear la muleta para que el niño se cayera y que los otros niños se rieran. ¡Este tipo es despreciable! No puedo creer que se enorgullezca de haber sido capaz de crear tanto sufrimiento. Y no veo que las cosas mejoren con Tony Blinken. Él es quien ha estado amenazando a Australia con sanciones y les ha dicho que no vamos a permitir que tomen sus propias decisiones sobre su política energética nacional. Vamos a elaborar sus políticas en Washington. Somos el peor aliado que podría tener una nación, porque no dudamos en amenazar e intimidar a todos los países que supuestamente son nuestros aliados. Es algo muy extraño.

Pero los estadounidenses realmente tienen que darse cuenta de lo que son estas sanciones. Cada vez que imponen una sanción, dicen: “No hacemos esto para hacer sufrir a la gente común. Es en contra de la dirigencia”. Esa es casi la forma normal de actuar, hacer esa declaración. Es inequívocamente falso para la persona común que de repente ve que el dinero en efectivo en su billetera está devaluado; que descubre que no tiene suficiente pan para alimentar a la familia; que descubre que tiene que ir a los basureros estadounidenses para encontrar los pequeños trozos de comida de las latas que tiraron los soldados estadounidenses solo para que sus hijos puedan sobrevivir. Esto no es Estados Unidos, y los estadounidenses realmente necesitan enfrentarse a esta aplicación casual de sanciones. Las sanciones son acciones fundamentalmente crueles y malvadas. Simplemente no hay justificación. Si no se está en un estado de guerra activo con una nación, lo cual espero que no suceda, no existe una justificación legal para éstas. Ciertamente no hay justificación moral. Son simplemente la antítesis del cristianismo, son la antítesis de otras religiones, del Islam. Son incompatibles con cualquier noción de misericordia, bondad y decencia.

Así que, creo que me gustaría que nuestras iglesias comenzaran a cuestionar las sanciones. ¿Que estamos haciendo? ¿Por qué somos tan crueles con otras personas?

SCHLANGER: Creo que algunas iglesias están comenzando a denunciar esto, pero necesitamos mucho más, como usted señala. Es una gran ironía que hablemos de un orden basado en normas, cuando somos nosotros quienes hacemos las reglas. Las elites estadounidenses, la City de Londres, la OTAN. E imponen estas crueles sanciones, como usted señala.

Muchas gracias por acompañarme hoy y por presentar esto con tanta claridad. Estoy seguro de que nos volveremos a poner en contacto en un futuro muy próximo.

BLACK: Gracias por lo que estás haciendo. Realmente lo aprecio mucho