Artículos cientificos avalan uso de Isotimol (Carvativir) como coadyuvante en prevención y tratamiento del COVID-19

Introducción

Los coronavirus son una gran familia de virus que causan enfermedades que van desde un resfriado común (algunos virus estacionales son coronavirus) hasta afecciones más graves como el SARS-CoV o Mers-CoV. Este virus es de la familia Coronaviridae y fue detectado en la ciudad de Wuhan en China. Originalmente se llamó 2019-nCoV. Ahora se llama SARS-CoV-2. La enfermedad asociada con este virus es COVID-19. El inicio del brote de neumonía atípica COVID-19 se informó el 31 de diciembre de 2019. Los síntomas comunes incluyen fiebre, tos y dificultad para respirar. Otros síntomas pueden incluir fatiga, dolor muscular, diarrea, dolor de garganta, pérdida del olfato y dolor abdominal. El tiempo desde la exposición hasta la aparición de los síntomas suele ser de unos cinco días, pero puede oscilar entre dos y catorce días. Si bien la mayoría de los casos resultan en síntomas leves, algunos progresan a neumonía viral y falla multiorgánica.

Los coronavirus tienen en común proteínas designadas por una letra que indica su ubicación: S (protuberancias), E (envoltura), M (membrana) y N (nucleocápside). Algunos, en particular los del subgrupo A del género Betacoronavirus, tienen una proteína HE característica (hemaglutinina esterasa). El coronavirus del SARS también presenta en la proteína S un sitio de unión específico para la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) que sirve como punto de entrada a la célula huésped. Un inhibidor que bloquee el receptor podría dificultar la entrada de coronavirus en las células, lo que podría al menos retrasar significativamente la epidemia hasta que el virus desaparezca. De ahí el interés en estudiar la inhibición ACE2 por moléculas derivadas del aceite esencial del tomillo, artemisa, oregano (Isotimol). Este aceite tiene demostradas acciones antioxidantes y antimicrobianas.

En general, de acuerdo con una publicación del JOURNAL OF ANALYTICAL SCIENCES AND APPLIED BIOTECHNOLOGY titulado “Chemical characterization of essential oil of Artemisia herba-alba asso and his possible potential against covid-19”. los investigadores de oriente medio, Africa, India y China están trabajando para encontrar agentes antivirales, algunos de los cuales son productos naturales: ritonavir, fosfato de cloroquina, arbidol, ribavirina y medicamentos tradicionales chinos que han demostrado una eficacia preliminar contra el SARS-CoV.

Una vacuna exitosa sería la máxima profilaxis para derrotar a COVID-19, pero aún no hay ninguna vacuna realmente segura disponible para humanos, y la experiencia pasada sugiere que el desarrollo de una nueva vacuna realmente segura podría tomar de 4 a 28 años. Por ejemplo, The New York Times estimó que una vacuna COVID-19 podría estar disponible en 2036, después de completar la investigación académica verdaderamente seria y rigurosa basada en una serie de ensayos clínicos y preclínicos, la construcción de fábricas, la fabricación, la aprobación y la distribución. Además de estas, las vacunas experimentales no se pueden inyectar en personas sin rigurosos controles de seguridad, lo que requiere mucho tiempo, ya que implica numerosas fases de ensayo con muchos voluntarios de diferentes grupos de edad, razas y condiciones de salud, algo que al no haber sido logrado con las actuales vacunas, ha provocado graves efectos secundarios en la población inoculada con estas vacunas experimentales. Por lo tanto, entre tanto se consigue una vacuna segura se deben buscar tratamientos efectivos y realmente seguros contra este virus.

Es evidente, que se justifica concebir enfoques de emergencia de salud masiva COVID-19 para diseñar medicamentos novedosos o reutilizar medicamentos específicos. De acuerdo con Kalathiya et al. 2020; Joshi et al. 2020; Rahman et al. 2020; Abdelli et al. 2020; Qing et al. 2020, se ha podido ver que desde inicios del 2020, el diseño de fármacos asistido por computadora identificó varios compuestos naturales como isotimol, captopril, quitosano, trímero de pico de quitosano, anab-sinfina, absintina, ácido 3,4,5-tricafeoilquínico, compuestos de quercetina, genipósido, excavatólido M que tienen potencial para interrumpir ACE2-S y por tanto acabar con la reproducción del coronavirus en el cuerpo humano.

Investigaciones sobre el Isotimol contra el COVID-19

En primer lugar, está el estudio publicado por el Doctor Imane Abdelli en la prestigiosa revista JOURNAL OF BIOMOLECULAR STRUCTURE AND DYNAMICS titulado “In silico study the inhibition of angiotensin converting enzyme 2 receptor of COVID-19 by Ammoides verticillata components harvested from Western Algeria”. De acuerdo con los resultados publicados en este articulo, se clasifica al isotimol como el mejor inhibidor de la enzima ACE2, lo que dificulta la entrada del Coronavirus en las células y por tanto inhibe su replicación en el cuerpo humano, lo que quiere decir que, deja sin efecto al virus al entrar en el cuerpo de una persona que haya consumido en las dosis adecuadas este compuesto (Isotimol). Los autores del artículo establecen como conclusión que “Este estudio reveló por primera vez que el isotimol es un inhibidor funcional de la actividad de la enzima convertidora de angiotensina 2 y que puede usarse como inhibidor potencial del receptor ACE2 del SARS-CoV-2”. Por otra parte, de acuerdo con los doctores Hanane Senouci y Nassira G. Benyelles, el tomillo (una hierba dentro de la cual se encuentran altas concentraciones de Isotimol) es una hierba aromática y medicinal que ha sido ampliamente utilizada en la medicina popular para el tratamiento de varios tipos de patologías como problemas respiratorios, resfriados, fiebre, dolor de cabeza, trastornos gástricos e infecciones renales.

Estudio publicado por el Doctor Imane Abdelli en la prestigiosa revista JOURNAL OF BIOMOLECULAR STRUCTURE AND DYNAMICS titulado “In silico study the inhibition of angiotensin converting enzyme 2 receptor of COVID-19 by Ammoides verticillata components harvested from Western Algeria”

En segundo lugar, la publicación titulada “Chemical characterization of essential oil of Artemisia herba-alba asso and his possible potential against covid-19” del JOURNAL OF ANALYTICAL SCIENCES AND APPLIED BIOTECHNOLOGY asegura que el isotimol es un inhibidor funcional de la actividad ACE2, lo que sugiere que los componentes del aceite esencial pueden usarse como inhibidores potenciales del ACE2 del receptor SARS-CoV-2.

“Chemical characterization of essential oil of Artemisia herba-alba asso and his possible potential against covid-19” del JOURNAL OF ANALYTICAL SCIENCES AND APPLIED BIOTECHNOLOGY

En tercer lugar, el articulo titulado “A Revisit to the Research Updates of Drugs, Vaccines, and Bioinformatics Approaches in Combating COVID-19 Pandemic Tofael” publicado en la revista “Frontiers in Molecular Bioscience” ha sugerido al isotimol para inhibir la ACE2 humana y así implementar el tratamiento de COVID-19, aunque al momento de la publicación de ese articulo a principios del 2020, aún no se habia iniciado la investigación en laboratorio, ya esta publicación perfilaba al isotimol como un buen candidato para tratar esta enfermedad.

“A Revisit to the Research Updates of Drugs, Vaccines, and Bioinformatics Approaches in Combating COVID-19 Pandemic Tofael” publicado en la revista “Frontiers in Molecular Bioscience”

De acuerdo con el artículo titulado “Contributions of human ACE2 and TMPRSS2 in determining host–pathogen interaction of COVID-19” publicado en Journal of Genetics de la Academia de Ciencias de la India, la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) y la proteasa transmembrana serina 2 (TMPRSS2) son los dos principales factores del huésped que contribuyen a la virulencia del SARS-CoV-2 y la patogénesis de la enfermedad por coronavirus-19 (COVID-19). La transmisión del SARS-CoV-2 de animal a humano se considera un evento raro que necesariamente requiere fuertes adaptaciones evolutivas. Hasta la fecha, no se han identificado otros receptores celulares humanos además de ACE2 para la entrada del SARS-CoV-2 dentro de la célula humana. Por lo tanto, toda sustancia inhibidora del ACE2 es evidentemente un efectivo medicamento contra el SARS-CoV-2.

“Contributions of human ACE2 and TMPRSS2 in determining host–pathogen interaction of COVID-19” publicado en Journal of Genetics de la Academia de Ciencias de la India

De acuerdo, con un artículo publicado en “International Journal for Research in Applied Science & Engineering Technology (IJRASET)” La enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) como receptor del SARS-CoV-2, que es como ya se ha dicho, un objetivo terapéutico potencial para el virus COVID-19, se ha acoplado a compuestos naturales como el isotimol que son derivados del aceite esencial de plantas antivirales y antimicrobianas. El isotimol, ofrece las mejores puntuaciones de acoplamiento al ACE2 en comparación con el inhibidor cocristalizado de β-D-manosa de la enzima ACE2.

Artículo publicado en “International Journal for Research in Applied Science & Engineering Technology (IJRASET)”

El artículo titulado “Therapeutic potential of medicinal plants against COVID-19: The role of antiviral medicinal metabolites”
publicado en “Biocatalysis and Agricultural Biotechnology” afirma que los compuestos naturales (isotimol, limoneno, P-cimeno, timol y γ-terpineno) pueden bloquear la actividad de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) como receptor del SARS-CoV-2 que dificulta la unión del virus a la superficie celular.

“Therapeutic potential of medicinal plants against COVID-19: The role of antiviral medicinal metabolites”
publicado en “Biocatalysis and Agricultural Biotechnology”

Un artículo titulado “Combating COVID-19: The role of drug repurposing and medicinal plants” publicado en Journal of Infection and Public Health afirma que se descubrió que el isotimol, un componente volátil importante (51,2%) de la planta Ammoides verticillata cosechada en el oeste de Argelia, es un inhibidor del receptor de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) mediante un estudio in silico. El estudio de acoplamiento molecular reveló que forma una interacción estable con el receptor ACE2. Según los resultados del estudio, los autores sugirieron que los componentes del aceite esencial de Ammoides verticillata podrían ralentizar la propagación de la infección al bloquear la entrada del virus en la célula.

“Combating COVID-19: The role of drug repurposing and medicinal plants” publicado en Journal of Infection and Public Health

Otros artículos cientificos que avalan el uso terapeutico del Isotimol para enfermedades infecciosas, respiratorias y como inhibidor de la replicación del Sars-COV-2

Intereses farmaceuticos a favor de la vacunación sin controles ni regulaciones

Casi la totalidad de las vacunas que se han probado hasta el momento presentan efectos secundarios muy graves que están siendo minimizados o ignorados por los grandes medios de desinformación en favor de los intereses económicos de las grandes farmaceuticas y el sistema financiero internacional que hay detrás de todo el entramado empresarial que promueve la vacunación masiva apresurada con vacunas sin regulación ni controles sanitarios reales. Aunque podría ser cierto que una vacuna efectiva contra el COVID-19 sería la solución definitiva a la “pandemia”, esta no se va a lograr sino hasta dentro de 4 años. Todas las vacunas que se venden antes de ese tiempo son vacunas de emergencia, las farmaceuticas no se hacen responsables por los efectos secundarios que estas vacunas puedan presentar y tampoco hay ninguna garantía de efectos secundarios a mediano y largo plazo, porque aun no se han visto a personas vacunadas en el tiempo necesario para poder saber si habrán efectos secundarios a mediano y largo plazo. Los efectos secundarios que se estan presentando hasta ahora, no son, según lo expertos los mas preocupantes. Lo más precupante son los efectos que puedan tener estas vacunas experimentales en las personas en un mediano y largo plazo.

Por las razones antes expuestas, es evidente que se debe avanzar en tratamientos seguros, basados en elementos con miles de años de uso en seres humanos como el isotimol, que es de uso ancestral en las sociedades orientales y que ahora se ha demostrado en silico, in vitro e in vivo, que es efectivo en seres humanos como coadyuvante en la prevención y tratamiento del COVID-19. Para reducir la tasa de contagios y evitar un colapso de los sistemas sanitarios lo que se debe hacer es utilizar coadyuvantes en la prevención del contagio que tengan cero impacto en la salud de las personas y sean complemtamente naturales, este es el caso de isotimol. Tambien podrían usarse otros medicamentos como la Ivermectina, de la cual ya he hablado en otros artículos. Pero lo que es inconcebible es que se tenga a la población encerrada esperando ponerse unas vacunas experimentales que estan dando altisimas tasas de efectos adversos y que no garantizan una inmunidad ni siquiera en 3-6 meses. Esto si que es absurdo. Lo que hay que hacer es comenzar a realizar tratamientos profilacticos masivos con mecanismos coadyuvantes naturales que permitan al sistema inmunológico de la población estar protegido contra el Sars-COV-2 y evitar la replicación de este virus. Esto que, parece de sentido común, ha sido borrado como una opción por la insistente propaganda en favor de la vacunación como UNICA solución que han llevado a cabo los grandes medios de desinformación masiva. Es momento de tomar una acción correctiva y comenzar a buscar opciones alternativas para evitar una catastrofe humana sanitaria derivada de una oleada de efectos secundarios masivos que se comenzaran a ver en las personas en un mediano y largo plazo. Evitemos eso en Venezuela, en este pais aún estámos a tiempo.

Venezuela aún tiene la tasa de contagios y de letalidad mas bajas de suramérica. En paises donde se ha iniciado la vacunación masiva como Chile, se ha observado un repunte en los casos de COVID-19. Estamos a tiempo de prevenir estos efectos adversos usando tratamientos profilacticos de mínimo impacto (realmente de cero impacto) en la salud de las personas y que coadyuvan en la prevención del contagio y son un tratamiento que ha mostrado efectividad relativa contra el COVID-19. Digan lo que digan, la salud de nuestra población venezolana es lo importante, da igual lo que digan los grandes medios de desinformación en favor de los grandes intereses trasnacionales.

Venezuela aún tiene la tasa de contagios y de letalidad mas bajas de suramérica. En paises donde se ha iniciado la vacunación masiva como Chile, se ha observado un repunte en los casos de COVID-19.