Tribunales de Alemania y EE.UU dictaminan que el confinamiento por COVID-19 es INCONSTITUCIONAL

Un tribunal alemán, en un fallo histórico, declaró que los confinamientos por COVID-19 impuestos por el gobierno son inconstitucionales. El cierre de primavera de Turingia fue una “decisión política catastróficamente equivocada con consecuencias dramáticas para casi todas las áreas de la vida de las personas”, dijo el tribunal, justificando su decisión.

Un tribunal de distrito alemán ha declarado que el bloqueo estricto impuesto por el gobierno del estado central de Turingia la primavera pasada es inconstitucional y, en consecuencia, absolvió a una persona acusada de violarlo. El caso se refería a un hombre que violaba las estrictas reglas de encierro alemanas al celebrar un cumpleaños con sus amigos. El tribunal de distrito de la ciudad de Weimar no solo absolvió al acusado, sino que también declaró que las propias autoridades infringieron la ley básica de Alemania. El cierre y confinamiento de primavera en Turingia fue una “decisión política catastróficamente equivocada con consecuencias dramáticas para casi todas las áreas de la vida de las personas”, dijo el tribunal, justificando su decisión.

Fue esta regulación la que violó el lugareño al organizar una fiesta a la que asistieron sus siete amigos. Sin embargo, el juez dijo que el propio gobierno regional violó en primer lugar la “dignidad humana inviolablemente garantizada” y asegurada por el artículo 1 de la ley básica alemana al imponer tales restricciones. Según el tribunal, el gobierno carecía de fundamentos legales suficientes para imponer las restricciones ya que no existía una “situación epidémica de importancia nacional” en ese momento y el sistema de salud no corría riesgo de colapsar, ya que el Instituto Robert Koch informó que el número de reproducción del Covid-19 había caído por debajo de 1. El juez también dictaminó que el gobierno regional no tenía derecho a introducir medidas de tan largo alcance, ya que dependía de los legisladores hacerlo. El confinamiento impuesto en Turingia representó “las restricciones más amplias y de mayor alcance a los derechos fundamentales en la historia de la República Federal”, dijo el tribunal al tiempo que calificó las medidas como un ataque a los “cimientos de nuestra sociedad” que fue “desproporcionado”.

Anteriormente, un juez federal estadounidense dictaminó que las restricciones al coronavirus en Pensilvania eran inconstitucionales. Las restricciones pandémicas del gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, que obligaban a las personas a quedarse en casa, imponían límites de tamaño a las reuniones y ordenaban el cierre de las empresas “que no son de soporte vital” son inconstitucionales, dictaminó el juez de distrito de Estados Unidos. El año pasado, como informó Great Game India, un tribunal de apelaciones portugués dictaminó que las pruebas de PCR no son confiables y que es ilegal poner en cuarentena a las personas basándose únicamente en una prueba de PCR. Y solo recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) cambió su ctiterio de prueba de PCR para encubrir falsos positivos y advirtió a los expertos que no se basen únicamente en los resultados de una prueba de PCR para detectar el coronavirus.

Un tribunal alemán, en un fallo histórico, declaró que los bloqueos de COVID-19 impuestos por el gobierno son inconstitucionales. El cierre de primavera de Turingia fue una “decisión política catastróficamente equivocada con consecuencias dramáticas para casi todas las áreas de la vida de las personas”, dijo el tribunal, justificando su decisión.