Elite financiera emprende cacería de brujas contra seguidores de Donald Trump

La lista de compañías y bancos que han anunciado que van a dejar de dar donaciones por completo a los congresistas republicanos que pusieron en evidencia al fraude electoral contra Donald Trump incluye hasta ahora a: Citibank, State Street Corporation de Boston, Commerce Bank, Amazon, AT&T, Comcast, Airbnb, Mastercard, Verizon, Dow (chemical), Marriott, Blue Cross Blue Shield, y Commerce Bancshares. Hallmark fue más allá, y pidió a los senadores Josh Hawley (de Missouri) y Roger Marshall (de Kansas) que regresaran el dinero que ellos les habían donado. Todo a nombre de “la democracia”, por supuesto.

La compañía Dow piadosamente dijo a los periodistas que ellos “están comprometidos con los principios de la democracia y con la transferencia pacífica del poder”. Jodi Seth, vocero de la compañía de Jeff Bezos, Amazon, que hace poco sacó a Parler de su plataforma de internet, dijo que desafiar la votación de las elecciones era “un intento inaceptable que busca debilitar un proceso democrático legítimo”, y su Comité de Acción Política anunció que van a suspender todas “las contribuciones a cualquier miembro del Congreso que haya votado para revertir los resultados de las elecciones presidenciales de Estados Unidos” hasta que se retracten y prometan jugar siguiendo las reglas de Amazon. “Tenemos que crear algún nivel de costo”, le dijo Thomas Glocer, miembro ejecutivo de Morgan Stanley y Merck, al periódico The Wall Street Journal y “El dinero es la clave de todo”.

Amazon, Citibank, State Street Corporation de Boston, Commerce Bank, Amazon, AT&T, Comcast, Airbnb, Mastercard, Verizon, Dow (chemical), Marriott, Blue Cross Blue Shield, Commerce Bancshares y Hallmark inician restricción de fondos de financiamiento y relaciones de negocios con cualquier político que haya apoyado la postura de Donald Trump respecto al fraude electoral en su contra perpetrado el 3 de Noviembre pasado

Según el periódico The New York Times, la restricción de donaciones también afecta a los senadores Rick Scott (de Florida), Ted Cruz (de Texas), al menos, y también a más de la mitad de la junta republicana de la Cámara de Representantes, incluyendo a sus dos más altos representantes, Kevin McCarthy y Steve Scalise. Así mismo, dos bancos tomaron acciones para cortarle la actividad bancaria al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, personalmente y a sus empresas, según informo CNN. Una persona familiarizada con la manera de pensar de estos bancos le dijo a CNN Business que el Deutsche Bank “ya no hará negocios con el presidente Trump”. El Signature Bank dijo ayer que ya comenzó a cerrar las cuentas personales de Trump y le hizo un llamado al Presidente a que renuncie, y anunció que “en el futuro ya no hará negocios con ningún miembro del Congreso que haya votado para desconocer al Colegio Electoral”.

Para que la estampida no los deje atrás, la Asociación de Abogados del estado de Nueva York (NY State Bar Association) emitió el lunes una declaración anunciando que ha “iniciado una investigación conforme a los estatutos de la Asociación para determinar si se le debería retirar al señor [Rudy] Giuliani su papel como miembro de la Asociación”. ¿Por qué? Porque sus comentarios en el mitin “Alto al Robo”, antes de que iniciara la marcha hacia el Capitolio, podría haber violado los estatutos de la Asociación, que establecen que “ninguna persona que abogue por el derrocamiento del gobierno de Estados Unidos, o de cualquier estado, territorio o posesión del mismo, o de cualquier subdivisión política en ello, por la fuerza u otros medios ilegales, no será miembro de la asociación”. Inicia la cacería de brujas en los Estados Unidos, el Macartismo está de vuelta pero ahora no contra los presuntos comunistas sino contra todos aquellos que apoyan al nacionalismo de Donald Trump y denuncian a las élites financieras globales que pretenden apoderarse también del poder político en su totalidad.

Inicia la cacería de brujas en los Estados Unidos, el Macartismo está de vuelta pero ahora no contra los presuntos comunistas sino contra todos aquellos que apoyan al nacionalismo de Donald Trump y denuncian a las élites financieras globales que pretenden apoderarse también del poder político en su totalidad.

TOMADO DE LAROUCHE ORGANIZATION