Economía Política

Joe Biden y el Gran Reinicio Financiero

Donald Trump ha señalado a Joe Biden como un títere propiedad de las entidades de Wall Street. En este sentido, Trump aún puede actuar para clausurar el casino mundial que es el sistema financiero transatlántico, mediante la implementación de un procedimiento de intervención por bancarrota del tipo que lo contemplaba la ley Glass-Steagall y que debería ser reinstaurada para este propósito, a fin de prevenir el colapso hiperinflacionario derivado de la burbuja financiera, creciente desde 2008. Trump demostró que está listo para tomar medidas drásticas en contra del complejo militar industrial de Estados Unidos, colocando a personas ajenas al mismo al mando del Pentágono. El hecho de que estos movimientos de Trump fueron una clara maniobra de flanqueo contra los golpistas lo confirmó John Bolton con su aparición pública en la cadena de TV ABC el domingo 15, donde declaró que este movimiento de Trump: “Es destructivo, es muy perjudicial, no solo para el gobierno actual, sino para el gobierno entrante también”. Trump tomó nota del exabrupto de Bolton y tuiteó: “John Bolton fue una de las personas más idiotas con las que tuve el ‘placer’ de trabajar en el gobierno. Un tipo huraño, opaco y callado, que no le dio nada a la Seguridad Nacional, excepto ‘Anda, vamos a la guerra’. Además, liberó ilegalmente mucha información clasificada.”. A estas razones, se suma la maniobra de la City de Londres para imponer una dictadura financiera mundial a través de las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC) y del demagógico y falso reajuste ecológico del llamado “Green New Deal”, que ni es ecológico ni es concertado, es una estrategia malthusiana de extremo ajuste fiscal totalitario que permitirá controlar de forma tiránica las inversiones de los gobiernos, dirigiéndolas únicamente a favorecer los intereses de una oligarquía global financiera de rasgos corporativistas.

Cabe destacar que la maniobra de las élites político-financieras, parte de ideas y movimientos sociales genuinos para deformarlos y transformarlos a la medida de sus intereses. En este sentido, las Monedas Digitales de Bancos Centrales (CBDC, por sus siglas en inglés) son la falsificación del movimiento de liberación económico-financiera que representan los criptoactivos o criptomonedas, en particular, BitCoin que nada tiene que ver y es exactamente lo contrario a lo que representan las CBDC. Sin embargo, debido al desconocimiento del 99% de la población mundial acerca de estos temas, las elites tratarán de dibujarlo como una misma cosa, cuando son cosas justamente contrarias. Lo mismo sucede con el “Green New Deal” y el ecologismo genuino y humanista. Las elites político-financieras buscan siempre capitalizar a su favor las realidades transformándolas en sus contrarios, pero bajo el disfraz de medidas concertadas en favor de los intereses de la humanidad.

Toda la elite política tradicional norteamericana está comprometida con el gran reinicio financiero y el “Green New Deal”. Los medios corporativos en Estados Unidos y de la prensa británica, así como los cabecillas de los partidos Demócrata y Republicano, no pueden decir las palabras “fraude electoral” sin antes agregarle las palabras obligatorias de “sin pruebas”. No obstante, las pruebas abrumadoras muestran que en Filadelfia hubo un enorme fraude electoral. La abogada Sidney Powell, ha declarado que el fraude electoral para robarle la reelección a Trump lleva también la firma de los lores británicos, en particular de lord Mark Malloch-Brown. Malloch-Brown fue también “el conducto principal entre Gran Bretaña y el candidato” Barack Obama durante su primera campaña presidencial, “una relación que ha persistido”, como le dijo Samantha Power al diario The Times de Londres en una entrevista del 24 de febrero de 2008. El Partido Demócrata se ha convertido en el partido de la guerra, mientras que los últimos 4 años de gobierno de Trump son los primeros en 70 años, en los que Estados Unidos no ha iniciado ninguna nueva guerra en el mundo. Si se permite que Biden se robe la elección, Estados Unidos estaría de nuevo en guerra, no solo en guerras de “cambio de régimen” como las de Bush y Obama, sino que se haría posible una guerra termonuclear total contra Rusia y China, por medio de la cual dar un golpe a la mesa de un juego económico ya perdido por el eje de la élite financiera de EEUU-Gran Bretaña y dando paso a un “reinicio financiero” favorable a los intereses sinarquistas de las mismas élites dominantes tradicionales del eje nor-trasatlántico.

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s