Inteligencia Social

¿Podría ser el COVID-19 un virus de orígen estadounidense?

Autor: Larry Romanoff

Al principio de brote de COVID-19, los medios ignoraron las afirmaciones y el análisis de que el virus podría haberse originado en los Estados Unidos. Pero la difusión de información y la evidencia científica de todas las partes, incluso en los Estados Unidos, se ha vuelto demasiado intensa. Por lo tanto, ahora las afirmaciones sobre el posible origen del virus en Estados Unidos se están ridiculizando abiertamente en los medios de comunicación occidentales.

Los virólogos chinos descubrieron de manera concluyente que la fuente original del virus no era China, ni Wuhan, ni el mercado de productos del mar, sino que se había rastreado a los EE. UU., en el laboratorio en Fort Detrick (que fue cerrado por los CDC en julio debido a brotes) y traído a China durante los Juegos Militares Mundiales en octubre de 2019. Además, los virólogos japoneses y taiwaneses llegaron independientemente a la conclusión de que el virus podría haberse originado en los Estados Unidos.

Los estadounidenses hicieron todo lo posible desde antes del comienzo del brote para desviar la culpabilidad al elaborar historias de murciélagos, serpientes, pangolines y el mercado de mariscos. También han dicho que la Universidad de Wuhan es una instalación de armas biológicas (que no lo es) y la historia filtrada por la CIA, a través del VOA y Radio Free Asia, acerca de que el virus se escapó de esa universidad. Afirmaron (de hecho) que los investigadores chinos habían participado (hace 7 años) en una investigación de virus similar financiada por el NIH de los EE. UU. De este modo insinuaban la culpabilidad china, ignorando que la investigación previa era irrelevante para los eventos actuales.

Debo decir que los estadounidenses han demostrado ser muy hábiles para agarrar el micrófono primero, para crear una narrativa “oficial” de un evento actual mientras inundan los medios con suficientes señalamientos para evitar que un público crédulo e ingenuo tenga tiempo para armar las piezas lógicamente. Los medios estadounidenses ignoraron el hecho, muy real, de que pocas naciones crearían o liberarían un arma biológica que ataca principalmente a sí misma. Ignoraron también la probabilidad geopolítica de un “juego final”: en que un virus es un arma poderosa de guerra económica, capaz de hacerle a la economía china lo que una guerra comercial no podría hacer.

Los poco informados sobre la economía mundial, tienden a ignorar el hecho de que, en la mentalidad estadounidense, existen muchas razones geopolíticas sólidas para atacar a China, Irán e Italia, y los países restantes simplemente constituyen daños colaterales desafortunados. Muchos artículos sobre el virus que contenían esta información, y otras similares, habían sido publicados por sitios de noticias de Internet de segundo nivel. Algunos artículos obtuvieron una enorme cantidad de lectores, con cientos de miles de descargas y muchas publicaciones en muros de Facebook, Twitter, etc. Muchos de estos artículos han sido traducidos a 6 o 7 idiomas y publicados en sitios web de todo el mundo. Simultáneamente, se hicieron muchas publicaciones en las redes sociales chinas especulando sobre circunstancias extrañas y una larga cadena de coincidencias inusuales que llevaron al brote de virus en Wuhan. Uno de los artículos mencionados anteriormente, fue traducido y publicado en las redes sociales chinas y reunió 76000 comentarios en las primeras 8 horas. Finalmente, los principales medios de comunicación chinos hicieron las mismas afirmaciones: que el virus podría haberse originado en los EE. UU. y que los estadounidenses estaban conspirando para un encubrimiento masivo.

Luego, Zhao LiJian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, hizo oficial la historia, a través de una serie de publicaciones en las redes sociales estadounidenses. Un artículo importante del New York Times señaló que “los comentarios de Zhao se difundieron en la plataforma de medios sociales más prominentes de China y habían sido vistos más de 160 millones de veces, junto con capturas de pantalla de las publicaciones originales de Twitter. Parece que las publicaciones de LiJian en Twitter, que son esencialmente una fuente oficial que no se puede ignorar fácilmente, afirman que el virus fue traído a China desde los EE. UU. durante los Juegos Militares, y que exigían una explicación a los EE. UU. sobre esta posibilidad. Todo lo anterior creó suficiente presión política para obligar a los medios de comunicación occidentales a responder. Y, por supuesto, respondieron ignorando los hechos del mensaje, ridiculizando y destrozando al mensajero.

El 12 de marzo, el periódico “The Guardian” del Reino Unido publicó una historia en la que afirmaba que China estaba “impulsando la propaganda” sobre el virus procedente de los Estados Unidos. El 13 de marzo, el New York Times publicó una historia similar de una “conspiración del coronavirus de China” con afirmaciones falsas sobre la fuente del virus. Luego, el 14 de marzo, ABC News publicó una historia titulada: “Las falsas afirmaciones sobre las fuentes de coronavirus causaron disputas entre los EE. UU. Y China”, en las que ridiculizó a China y a las afirmaciones de un virus con origen estadounidense. El “Seattle Times” publicó una versión de la historia, declarando: “China está impulsando una nueva teoría sobre los orígenes del coronavirus: es una enfermedad estadounidense. . . presentado por miembros del ejército de los EE. UU. que visitaron Wuhan en octubre. No hay una pizca de evidencia que lo respalde, pero la opinión recibió un respaldo oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, cuyo portavoz acusó a los funcionarios estadounidenses de no revelar lo que saben sobre la enfermedad “.

Un artículo del diario ABC afirmó que “el subsecretario David Stilwell le dio al embajador chino Cui Tiankai una explicación muy meticulosa de los hechos, alegando que Cui estaba muy a la defensiva frente a este asalto grosero de los estadounidenses. Sobre esa reunión, el Departamento de Estado de los Estados Unidos dijo: “Queríamos avisar al gobierno [chino] de que no toleraremos las teorías de conspiración por el bien del pueblo chino y del mundo”. En este canal, creémos que si la campaña de información pública, como en este medio, y la presión política resultante continúan, eventualmente entraremos en la etapa donde los medios occidentales comenzarán a admitir primero la posibilidad, luego la probabilidad, luego el hecho, de que Estados Unidos fue, efectivamente, la fuente del virus de “China”, en Wuhán.

Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ocupó cargos ejecutivos superiores en firmas de consultoría internacionales y fue propietario de un negocio internacional de importación y exportación. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores de EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente escribe una serie de diez libros generalmente relacionados con China y Occidente. Puede ser contactado en: 2186604556@qq.com. Es investigador asociado del Centro de Investigación sobre Globalización (CRG)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s