Las revoluciones de colores invaden América Latina: Bolivia es solo un caso más

Se ha convertido en un clásico. Se llama Revolución de colores, y se lleva a cabo en todos los continentes. La lista de países víctimas incluye, aunque no exclusivamente a: Colombia, Honduras, Argentina, Paraguay, Ecuador, Chile, Brasil, y en algunos casos también Uruguay – y ahora también Bolivia. – Luego están Georgia, Ucrania, Iraq, Sudán del Sur, Libia, Afganistán, Indonesia; y los gobernantes sin ley del universo están intentando “cambiar el régimen” en Corea del Norte, Siria, Irán, Venezuela, Cuba, Nicaragua, y en gran escala en China y Rusia (acabo de regresar de China, donde el Gobierno y el pueblo son plenamente conscientes de cuáles son las intenciones de Washington detrás de cada movimiento geopolitico).

En África, el Africom, el Comando militar de África de EE. UU., compra a casi todos los líderes africanos corruptos establecidos por los antiguos y nuevos colonialistas europeos de África, para que puedan continuar extrayendo las riquezas de África. Estos líderes africanos respaldados por el Africom mantienen a raya a la población africana para que no se levanten, para que no se rebelen contra esta explotación colonialista. En caso de que no lo logren, “ellos” (los amos del mundo) crearon el escuadrón del miedo llamado Boko Haram, un descendiente de ISIS / IS, el Estado Islámico, creado por el mismo creador, la CIA, el Pentágono y la OTAN. Este último representa a los aliados europeos de los gobiernos títeres de los EE.UU; siguen violando y saqueando África, cosechando los beneficios de sus abundantes recursos naturales, y sobre todo, se aseguran de que los africanos se mantengan sometidos y callados. Aquellos que no lo hacen pueden ser fácilmente “desaparecidos”. Es Africa, pero, ¿África se está moviendo, está despertando gradualmente?

Pero no se puede olvidar a la Europa “desarrollada” e industrializada, donde el sofisticado estado del bienestar, a lo largo de los años, ha sometido a una población europea en gran parte acomodada, adormecida y apática a una interminable propaganda pro capitalista y el consumismo – Alemania, Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Francia, Italia, España- Grecia se ha convertido en una advertencia de bandera roja para cada nación de la UE de lo que podría sucederle al que se atreva a salir del bloqueo dictado por los Estados Unidos, .

La lista continúa con los países de Europa del Este de la UE, en su mayoría antiguas repúblicas soviéticas o satélites soviéticos. Son miembros de la UE gracias al Reino Unido, el caballo de troya de Washington en la UE. La anti unión europea, sin Constitución, sin solidaridad, sin visión común. Todos esos paises ex-soviéticos son ferozmente antirrusos y la mayoría también son antieuropeos, pero están hechos para comer y beber del plato de los acuerdos dentro de la UE por los sumisos contribuyentes de la tradicional Europa. Este es el verdadero estado de las cosas, de los problemas en los que estamos sumidos. Hay, por supuesto, mucha más coerción, más manipulación, pero ya es suficiente explicación, por ahora. Sin embargo, la interferencia de los Estados Unidos es interminable, despiadada, imprudente, sin escrúpulos y mortal.

Bolivia es solo la última víctima. El proceso de Revolución de Colores es siempre más o menos el mismo: un largo período de preparación. El golpe de estado contra Evo ha estado en preparación durante años. Todo comenzó antes de que Evo fuera elegido por primera vez, cuando Washington se dio cuenta de que después de la purga del pueblo boliviano de dos de los presidentes de “títeres” impuestos por Washington, en 2003 y 2005, Bolivia necesitaba un respiro. Pero el imperio nunca se rinde. Esa es una regla de oro escrita en su Constitución no oficial, el PNAC (Plan para un Nuevo Siglo Americano), cuya redacción comenzó justo después de la Segunda Guerra Mundial, se ajusta y actualiza regularmente, incluso se le cambia el nombre (de Pax Americana a PNAC), pero todavía está muy vivo y funcionando.

El golpe contra el gobierno de Evo Morales no se debe solo a que Washington no tolera a ningún gobierno socialista, y menos en su “patio trasero”, sino también, y quizás lo más importante, debido a las riquezas de Bolivia en recursos naturales, gas, petróleo, una larga lista de minerales y metales. Pero sobre todo litio cuyo uso se espera que se triplique en los próximos diez años, ya que se usa en automóviles eléctricos y baterías. Y como sabemos por el rápido movimiento verde, el futuro está fuera de los hidrocarburos y del petróleo, que han quedado por fuera del futuro de los vehiculos eléctricos. Aunque realmente, no importa cómo se produce la electricidad y cuánto daño ambiental se produce, pero debe garantizarse la “movilidad” individual y, lo demás, es como dirían los economistas neoliberales, “eso es solo una externalidad”.

El primero de los dos presidentes impuestos por los Estados Unidos a comienzos de siglo fue Gonzalo Sánchez de Lozada, también llamado “Goni”, que privatizó los ricos recursos de hidrocarburos de Bolivia a empresas petroleras extranjeras, en su mayoría estadounidenses, por una miseria. Fue “elegido” en 2002 contra el indígena, candidato aymara, Evo Morales. Cuando Goni fue eliminado en un golpe sangriento (alrededor de 60 muertos) en 2003, fue reemplazado por su Vicepresidente, Carlos Mesa, el oponente clave de Evo, en las elecciones del 20 de octubre de 2019, que, siguiendo la misma línea de las políticas de privatización de Goni, también fue derrocado por el pueblo boliviano en 2005. Esto llevó a una nueva elección a fines de 2005, y fue entonces cuando Evo finalmente ganó por clara mayoría y comenzó su presidencia en enero de 2006.

Lo que Evo Morales ha logrado en sus casi 14 años de Presidencia es simplemente notable: reducciones significativas de pobreza, desempleo, analfabetismo, aumento de los indicadores de salud, reservas nacionales, salarios mínimos, beneficios de pensión, vivienda asequible, en general bienestar, o como lo llama Evo, “vivir bien”.

Fue entonces cuando Washington decidió dar un paso atrás por un tiempo, y reagruparse, para golpear nuevamente en un momento apropiado. Este momento fue la elección hace tres semanas. La preparación para el golpe se intensificó unos meses antes, cuando el vicepresidente de Bolivia, Álvaro Marcelo García Linera, dijo a los medios que todos los días había informes de que agentes de la embajada de Estados Unidos estaban interfiriendo en los asuntos internos y locales del país.

Las elecciones manipuladas en 2002 se registran en una película sobresaliente, “Nuestra marca es crisis”, un documental estadounidense de 2005 de Rachel Boynton sobre las tácticas de marketing de campañas políticas estadounidenses en Bolivia por Greenberg Carville Shrum (GCS) – James Carville fue anteriormente asistente personal del presidente Clinton.

Entonces, como hoy, el golpe fue orquestado por la CIA a través del órgano “legítimo” de la Organización de Estados Americanos (OEA). El embajador de los Estados Unidos ante la OEA se jacta abiertamente de pagar el 60% del presupuesto de la OEA, “así que mejor no te metas con nosotros”.

Menos de una semana antes de las elecciones del 20 de octubre, Carlos Mesa estaba detrás de Evo Morales con 22 contra 38 puntos. En circunstancias normales, es prácticamente imposible que en unos días un candidato adquiera tanta diferencia. El resultado de la elección fue Mesa 37% y Morales 47%, lo que le daría a Morales una victoria de primera ronda, ya que el candidato ganador necesita un margen de diez puntos. Sin embargo, ya antes de que llegara el recuento final, la OEA, los EE. UU. y los títeres habituales, la Unión Europea, se quejaron de las “irregularidades” electorales, cuando las únicas irregularidades se fabricaron en primer lugar ya mucho antes, es decir, el fraude fue el aumento drástico en el porcentaje de Mesa de 22 a 37 puntos.

Evo se declaró el ganador el 20 de octubre, seguido inmediatamente por violentos disturbios contra Evo en todo el país, pero principalmente en el área de Santa Cruz, rica en petróleo, hogar de los oligarcas y la élite de Bolivia. Las protestas duraron aproximadamente tres semanas durante las cuales murieron al menos tres personas, cuando el domingo 10 de noviembre pasado, a Evo Morales le fue “recomendado” por el ejército, apoyado por la OEA (EE. UU.) que renunciara con todo su equipo de gobierno. Renunció porque quería que se detuvieran los disturbios y que sus compatriotas siguieran viviendo en paz. Pero la violencia no se ha detenido, por el contrario, la oposición se ha vuelto más feroz en sus ataques racistas contra los pueblos indígenas, apuntándolos con munición real. El número de muertos es de varias decenas.

El presidente Morales solicitó y obtuvo asilo político en México. El vicepresidente, Álvaro Linera, y la mayoría de los miembros del gabinete de Morales lo siguieron a México. La Presidenta del Senado, la Sra. Adriana Salvatierra, también del partido MAS, según la Constitución, habría sido la legítima Presidenta interina. Pero también se vio obligada a renunciar, y también Victor Borda, el líder de la Cámara, y Rubén Medinaceli, primer vicepresidente del Senado. Todos tuvieron que renunciar. En total, unos 20 altos funcionarios del gobierno de Evo se refugiaron en la embajada de México en La Paz, antes de volar a México.

Desde entonces, Evo ha dicho que quiere regresar a Bolivia para estar allí para los millones de sus seguidores. Sí, todavía una mayoría considerable de bolivianos apoya a Evo y su Movimiento al Socialismo (MAS). Hay una masa de manifestantes pacíficos desarmados que apoyan a Evo, creciendo cada día. Están siendo brutalmente golpeados por las fuerzas policiales y militares entrenadas y “compradas” por los Estados Unidos. De hecho, el comandante de las fuerzas armadas de Bolivia, Williams Kaliman, sirvió en los días anteriores como agregado militar en la Embajada de Bolivia en Washington. Durante ese tiempo fue “reclutado” en secreto para recibir capacitación de lo que entonces se llamaba la Escuela de las Américas, y que ahora es el Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación de Seguridad, ubicado en Fort Benning, cerca de Columbus, Georgia. Aparentemente, Kaliman no fue el único de los oficiales militares y policiales bolivianos de alto rango que fueron objeto de este entrenamiento de torturadores y golpistas.

El martes 12 de noviembre, se convocó una sesión extraordinaria de ambas cámaras (Diputados y Senado) de la Asamblea Legislativa Plurinacional (Parlamento), para aceptar oficialmente la renuncia del presidente Morales, pero los representantes del Movimiento al Socialismo (MAS), que son la mayoría en ambas cámaras no asistieron porque la oposición les dijo que su seguridad y la de sus familias no podían garantizarse. Como consecuencia, el Parlamento suspendió su sesión debido a la falta de quórum. Sin embargo, Jeanine Añez, una senadora de la oposición, se declaró presidenta interina, y aunque su nominación es ilegal e inconstitucional, el Tribunal Constitucional confirmó la legalidad de la transferencia del poder. ¿Pero quién podría culpar a los jueces del Tribunal Constitucional? Quieren estar del lado correcto, del lado ganador ahora que se espera que los estadounidenses dominen el país. La Sra. Añez es del Movimiento socialdemócrata de derecha y se sabe que es ferozmente anti-Morales. Si su coronación se ve y suena como la de Juan Guaidó en Venezuela, es porque su auto nominación es como la de Juan Guido, una farsa apoyada por los Estados Unidos. Washington ha reconocido inmediatamente a la Sra. Jeanine Añez como Presidenta (interina) de Bolivia. Ella, así como Carlos Mesa, han sido preparados para convertirse en los próximos líderes bolivianos, cuando se celebren nuevas elecciones, probablemente en algún momento de enero de 2020. Especialmente, Carlos Mesa es conocido como un partidario estadounidense.

Anteriormente, Jeanine Añez, tuiteó: “Sueño con una Bolivia libre de ritos indígenas satánicos, la ciudad no es para los indios que deberían quedarse en las tierras altas o el Chaco”. Eso lo dice todo, hacia dónde se dirige Bolivia, a menos que la revolución de otro pueblo detenga este nefasto curso. Aparentemente, la Sra. Añez ha eliminado el tweet.

Uno de los impulsores internos del “golpe” es Luis Fernando Camacho, un multimillonario de extrema derecha, de la región de Santa Cruz, donde Estados Unidos ha apoyado y alentado el separatismo. Camacho, un fanático religioso de la biblia , recibió el apoyo de Colombia, Brasil y la oposición venezolana, y, por supuesto, él es el secuaz de Estados Unidos para liderar el “golpe” interno contra los partidarios de Evo Morales.

 “Cuando Luis Fernando Camacho irrumpió en el palacio presidencial abandonado de Bolivia en las horas posteriores a la repentina renuncia del presidente Evo Morales el 10 de noviembre, reveló al mundo un lado del país que estaba en total contradicción con el espíritu plurinacional que su depuesto líder socialista e indígena había puesto adelante. Con una Biblia en una mano y una bandera nacional en la otra, Camacho inclinó su cabeza en oración sobre el sello presidencial, cumpliendo su voto de purgar la herencia nativa de su país del gobierno y "devolver a Dios al palacio quemado". Camacho agregó "Pachamama nunca volverá al palacio”, refiriéndose al espíritu andino de la Madre Tierra:"Bolivia le pertenece a Cristo".

Max Blumenthal de “The Grayzone”

Aún así, hay esperanza. Se sabe que los bolivianos son fuertes y firmes defensores de sus derechos. Han demostrado ser los mejores en el derrocamiento de dos presidentes sucesivos impuestos por el extranjero en 2003 y 2005, “Goni” y Carlos Mesa, respectivamente. Trajeron a su aymaran Evo Morales al poder en 2006, mediante una elección democrática y observada internacionalmente.

Hay otros indicios en América Latina de que las cosas ya no son como solían ser durante décadas. Los latinoamericanos están enfermos y cansados ​​de su condición de ciudadanos estadounidenses de traspatio. Hay movimiento en Brasil, donde Lula acaba de salir de la prisión, en contra de la voluntad del fascista brasileño también extranjero, es decir, impuesto por los Estados Unidos, Jair Bolsonaro. De acuerdo, la liberación de Lula de la prisión es temporal, pero con el apoyo masivo de la gente que él obtiene, será difícil para Bolsonaro volver a encarcelarlo y preservar su Presidencia.

Los trastornos sociales en Chile por la justicia y la igualdad, contra una Constitución racista de la era Pinochet, violentamente oprimida por la policía y las fuerzas militares del presidente Piñera, han durado semanas y no se detendrán antes de que se redacte una nueva Constitución, en la que las demandas de los manifestantes están en gran medida integradas. Eso también es una señal para el despertar de la gente. Y la resistencia duradera contra la agresión de América del Norte por parte de Venezuela, Cuba y Nicaragua, son vibraciones positivas para Bolivia, que no deben ser pisoteadas.

Peter Koenig is an economist and geopolitical analyst. He is also a water resources and environmental specialist. He worked for over 30 years with the World Bank and the World Health Organization around the world in the fields of environment and water. He lectures at universities in the US, Europe and South America. He writes regularly for Global Research; ICH; RT; Sputnik; PressTV; The 21st Century; Greanville Post; Defend Democracy Press, TeleSUR; The Saker Blog, the New Eastern Outlook (NEO); and other internet sites. He is the author of Implosion – An Economic Thriller about War, Environmental Destruction and Corporate Greed – fiction based on facts and on 30 years of World Bank experience around the globe. He is also a co-author of The World Order and Revolution! – Essays from the Resistance. He is a Research Associate of the Centre for Research on Globalization.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s