¿Que sucedió realmente el 30 de Abril? ¿Quienes están involucrados?

Luego de varias semanas, va quedando claro que el fallido intento de golpe de estado del 30-A no fue más que un chasquido que pretendía encender la mecha de una explosión nacional mucho mayor que, como todos sabemos, nunca se concretó. El triste resultado de esa jornada contrasta con la enorme atención mediática que recibió, totalmente desproporcionada, considerando lo que objetivamente representaba este movimiento táctico de la oposición, pésimamente planificado y muy apresurado. La veintena de hombres, que perdieron sus carreras militares, terminarían internados en la embajada de Brasil y Leopoldo López cambiaría la reclusión en su hogar por la condición de huésped en la casa del embajador español, y nada más.

Los militares que su sumaron a la intentona golpista pertenecen a los dos pelotones del destacamento 432 de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), que se encarga de la custodia de la Asamblea Nacional. Esta es la única unidad militar que ese día tuvo participación en la intentona golpista. Este destacamento, estaba comandado por el Teniente Coronel Ilich Sánchez Farías, quien a las tres horas de iniciada la intentona golpista ya rogaba al líder opositor Leopoldo López que no los dejarán en la estacada y que les buscaran un refugio ante el monumental fracaso del movimiento y la evidente posibilidad de ser rápidamente capturados por las fuerzas leales al gobierno de Nicolás Maduro.

Sánchez Farías, es el oficial que aparece en el vídeo difundido por Twitter, en el que aparece recibiendo un abrazo del vicepresidente de la Asamblea Nacional Edgar Zambrano, cuando este llega a las afueras de La Carlota (algo que luego le sería duramente recriminado por su jefe de partido Henry Ramos Allup). La cercanía del saludo entre Sánchez Farías y Edgar Zambrano se debe a que el oficial ha sido siempre muy cordial con todos los miembros de la Asamblea Nacional y se ha ido acercando a la oposición hasta dar este último paso, en la fallida intentona golpista del 30-A.

El entramado de la conspiración

La conspiración detrás de la intentona golpista del 30-A inicia en Febrero de 2019, en la capital colombiana. Para entonces, Julio Borges (exiliado en Bogotá), habría recibido a un emisario del actual presidente del tribunal supremo de justicia (TSJ) Maikel Moreno. En ese momento, previo al tambien fallido intento de ingreso de “ayuda humanitaria” por la frontera colombo-venezolana, muchos altos funcionarios corruptos del gobierno de Nicolás Maduro temían que esa intentona diera paso a una intervención militar de Estados Unidos que, luego del derrocamiento de Nicolás Maduro, condujera a su enjuiciamiento y la pérdida de todos sus bienes en el exterior, producto de su gestión corrupta durante los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. La encomienda del enviado de Maikel Moreno era tantear con Julio Borges la posibilidad de un arreglo que le permitiera superar las sanciones económicas a las que le tiene sometido el actual gobierno de los Estados Unidos y una posible connivencia posterior al derrocamiento de Nicolás Maduro. Maikel Moreno tiene un prontuario que inicia con dos procesos por presunto homicidio, al que se la han venido agregando muchas más presuntas actividades ilícitas, hasta ser señalado por haber recibido de Raúl Gorrin una mansión en Italia, según el periodista Marcos García Rey. Es decir, es un hombre que tiene mucho que perder ante la caída de Nicolás Maduro de quien se presume amigo personal gracias a su cercanía con la primera dama Cilia Flores.

El interés de Moreno en buscar una salida pactada para su persona se difundió secretamente entre miembros del alto mando militar y otros actores políticos del gobierno de Venezuela, a partir de lo cual se fueron “agregando” al movimiento golpista que culminaría en la monumental chapuza del 30-A. No podrémos saber, por ahora, si es cierta la afirmación de Jhon Bolton y Elliot Abrahams, acerca de la participación de Vladimir Padrino López (Ministro de Denfesa) y el General Iván Hernández Dála en la conspiración, pero al respecto se ha dicho que se esperaba de ellos un pronunciamiento luego de iniciado el movimiento, un pronunciamiento que nunca se dio.

En cualquier caso, todas las partes parecen estar de acuerdo en que Vladimir Padrino, y el alto mando militar, en ningún caso están a favor de la violencia para desalojar al presidente Nicolás Maduro del poder. Ellos desean que esto se haga de forma que la FANB funja como una especie de árbitro que garantice unas mínimas condiciones de dignidad a los funcionarios del gobierno saliente. Algo que no vieron claramente garantizado el 30-A. La presunta posible participación de oficiales del alto mando militar estaba condicionada al cumplimiento de un conjunto de acuerdos, en un documento que ha sido mencionado por varias personas entre las cuales destaca el enviado especial de Estados Unidos: Elliot Abrahams. En particular, el documento habría incluido como condición que todas las partes pudieran participar en las futuras elecciones y que quien fuese presidente interino no podría ser candidato presidencial. El acuerdo entre todas las partes pasaba, de forma clave, por el levantamiento de las sanciones financieras contra los funcionarios del alto gobierno venezolano que han sido incluidos en la lista OFAC (Oficina de Control de Activos Financieros, EEUU). En este sentido, como muestra de su compromiso, los EE.UU habrían levantado las sanciones a las esposas de Raúl Gorrín y Gustavo Perdono (dos operadores financieros principales de la corrupción conjunta de actores del gobierno y la oposición) .

Los Generales Manuel Christopher Figuera (Director de SEBIN) e Iván Hernández Dala (Director del DGCIM), habrían sido involucrados en la conspiración por medio de Leopoldo López, quien habría establecido lazos de comunicación a raíz de su estancia en Ramo Verde y, particularmente, gracias a la intermediación de Cesar Omaña. Esta persona, es un empresario vinculado, entre otras actividades, a la importación de insumos agrícolas para el gobierno de Nicolás Maduro. Al ser hijo de un oficial militar de alto rango tiene cercanía a los dos generales antes mencionados, pero también es cercano al circulo de amistades de Leopoldo López. Estas relaciones, habrían facilitado que se relajara todo el aparato de seguridad alrededor de Leopoldo López, así como su paso de Ramo verde hacia su residencia.

El plan conspirativo original tenía prevista la liberación de Leopoldo López para el 1ero de Mayo y su aparición pública sorpresa en la concentración que ese día había organizado Juan Guaidó. Luego de los acontecimientos del 1ero Mayo, se esperaba un calentamiento intenso de las calles y del fervor opositor en medio del cual el TSJ se pronunciaría en contra del gobierno del presidente Nicolás Maduro, para el día 2 de Mayo. Todo un plan que parecía no tener pérdida, sin embargo, al final pasó de ser la mas grande conspiración de las cúpulas corruptas del poder venezolano, tanto del gobierno como de la oposición, a las más grande chapuza y ridículo mundial ¿Por qué?

¿Por que fracasó la intentona del 30A?

Por razones hasta ahora no esclarecidas, en la madrugada del 30-A, Leopoldo López llamó a sus co-partidarios de Voluntad Popular para avisarles que la intentona se había adelantado y que estaba saliendo de su residencia acompañado de Christopher Figuera. La salida de Leopoldo López de su residencia se produce al haberlo camuflado como agente del SEBIN, eran las 4am del día 30 de Abril de 2019. Juan Guaidó se unió a ellos y se incorporó al vehículo en el cual iban los antes mencionados, además de otras personas de cuya participación no queremos afirmar ni negar nada, por el momento. La caravana golpista se dirigió a las adyacencias de la base área de La Carlota donde se grabó el video que circuló por redes sociales,desde tempranas horas del día 30 de Abril. Al lugar llegaron, tarde, dirigentes de la oposición que no esperaban el adelanto de los acontecimientos pero que si estaban involucrados en el plan original para el 1ero de Mayo. De ahi el general Christopher Figuera se desentendió y se alejó del grupo terminando asilado en el extranjero. En ese momento Leopoldo López y Juan Guaidó deciden replegarse a la Plaza Altamira y la veintena de militares que les acompañaban en la insurgencia comienzan a ponerse nerviosos y hablan con Leopoldo López para que les facilite el acceso al asilo en alguna embajada, que finalmente se concretó en la sede de la representación diplomática de Brasil, mientras Leopoldo López se asiló finalmente en la casa del embajador del Reino del España, donde se encuentra hasta el momento.

El grupo de diputados opositores que hicieron acto de presencia en las cercanías de La Carlota, lo hicieron pensando que la base militar estaba bajo control de los golpistas y que, aunque adelantadas, las acciones avanzaban de acuerdo a lo planificado. En este momento, varios oficiales del ejército comienzan a llamar a los líderes golpistas para preguntar sobre el pronunciamiento del TSJ que no se producía y que parecía no poder producirse dado el adelanto de los acontecimientos. En horas del mediodía al ver que no había ningún apoyo popular (un pequeño grupo de personas fueron quienes se acercaron a la base de La Carlota) y que no habia apoyo del TSJ, los presuntos implicados dentro del Alto Mando Militar salieron a pronunciarse en contra del ridiculo alzamiento de López y Guaidó. Juan Guaidó habia sido utilizado por Leopoldo López para visibilizar su liderazgo y “legitimar” la insurrección aun cuando Guiadó habia estado bastante ajeno a los entresijos de la conspiración y las razónes por las cuales López decidió adelantar las acciones juntamente con Figuera. Edgar Zambrano, al ver la mamarrachada de intentona se replegó, pero ya era tarde pues ya había sido grabado abrazando al comandante del regimiento de custodia de la Asamblea Nacional, algo que posteriormente le fue reclamado por su jefe de partido Henry Ramos Allup. Elliot Abrahams, dijo a la prensa venezolana (VPI) que el golpe se había adelantado porque alguien les había delatado con el presidente de la república Nicolás Maduro y todo el movimiento corría el riesgo de fallar. Algo que Leopoldo López vio como la pérdida de su oportunidad de liberación y decidió llevar a cabo un movimiento condenado al fracaso con el único propósito de asilarse y convertirse en el nuevo líder de la oposición golpista venezolana.

Con información de armando.info y otras fuentes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s