Los 9 años de emergencia eléctrica provocaron un 96,4 % de indisponibilidad en las termoeléctricas del Zulia

Hace casi exactamente 9 años, el entonces presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, decretó la llamada “emergencia eléctrica”, ante la situación de sequía que, según la versión gubernamental, era la causa de los apagones que comenzaron a incrementarse en esas fechas. Tres años antes, se había iniciado la misión “revolución energética”, por medio de la cual se pretendía instalar más de 1000 megavatios (MW) en generación eléctrica distribuida a partir de gasoil. Por otro lado, estaba ya en proceso el proyecto hidroeléctrico Tocoma y, en Uribante Caparo, desde el año 2003 el gobierno de Hugo Chávez había reiniciado las obras de construcción de la Central Hidroeléctrica de La Vueltosa (“Fabricio Ojeda”), para la cual solamente faltaba por ejecutar el cuarto de máquinas y el mandatario prometió su culminación en 37 meses, han transcurrido 16 años sin que La Vueltosa funcione a cabalidad y en las óptimas condiciones que la alta inversión que supuso. En el Zulia, al inicio de la “emergencia eléctrica”, estaban en desarrollo los ciclos combinados Termozulia 2, Termozulia 3 y Termozulia 4, con un total de 1000 MW, ninguno de los cuales fueron culminados, entonces nos preguntamos ¿para que sirvió el decreto de emergencia eléctrica? ¿Por qué si desde hace 9 años hay un decreto de emergencia eléctrica que, en teoría, agilizaría los procesos de culminación de estas obras, ninguna de ellas se ha culminado?

Imagen1
En el año 2010, cuando Hugo Chávez decreta la emergencia eléctrica, la disponibilidad del parque termoeléctrico zuliano es del 62,2%. Nueve años después, la disponibilidad es del 3,6%. Sin embargo, curiosamente se invirtieron cientos de millones de dólares en incrementar la capacidad de generación termoeléctrica desde 1750 MW hasta 2250 MW en la Costa Occidental (Estado Zulia). Es decir, se elevo la capacidad de generación termoeléctrica, adquiriendo plantas nuevas, en un 30% para caer en la disponibilidad en un 96,4%, algo absolutamente inaudito a nivel mundial.

En la gráfica se puede ver como el decreto de emergencia no sirvió para nada más que para adquirir plantas termoeléctricas nuevas (barras azules) en el Zulia mientras se dejaba de hacer mantenimiento a las plantas existentes. Esto trajo como consecuencia que en el Zulia se aumentó la capacidad de generación eléctrica en un 30%, pero la indisponibilidad aumentó hasta un 96,4%. En un artículo que publicamos hace pocos días explicamos que esto se debe a la corrupción que prefiere adquirir plantas nuevas (mayores montos de contratos y comisiones) que hacerle mantenimiento a las existentes (bajos montos relativos de contratación). De esta forma, las maquinas que se van deteriorando por falta de mantenimiento, en lugar de ser reparadas, son reemplazadas por plantas nuevas a través de jugosos contratos de montos de varias decenas de millones de dólares cada uno. Esta estrategía de desfalco al sistema eléctrico zuliano se llevó a cabo desde la sede central de Corpoelec en San Bernardino (Caracas) y en ella participaron empresas de maletín hoy convertidas en grandes emporios energéticos, así como amigos y familiares de personajes tanto del gobierno como de la oposición. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s