Los tres escenarios para una invasión militar a Venezuela en 2019

Escenario # 1: Intervención directa de los Estados Unidos en Venezuela

Una intervención militar unilateral norteamericana en Venezuela generaría un desequilibrio geopolítico global de dimensiones inéditas. Es un escenario muy nocivo para la paz global y las relaciones de Occidente con Rusia y China. Hay una línea roja muy clara que, en este caso, no se puede sobrepasar. Estados Unidos y el gobierno de Donald Trump lo tienen muy claro. En un escenario como este se generaría un revuelo global mucho muy superior al levantado por las intervenciones militares norteamericanas en Irak, Afganistán o Siria. A pesar de lo que reiteradamente repiten factores de la oposición radical: Rusia y China si que estarían dispuestos a apoyar una defensa de Venezuela en caso de que Estados Unidos interviniera directamente, eso se ha demostrado una y otra vez. Por otro lado, el presidente Ruso Vladimir Putin ha dejado muy claro que Rusia no se quedaría de brazos cruzados ante una intervención directa de los Estados Unidos en Venezuela. Diversos analistas rusos han concluido que hoy Venezuela es el socio más importante de Rusia en América Latina e incluso se ha hablado de una posible base militar rusa en la Orchila. El apoyo Ruso a Venezuela no es algo desdeñable.

rusia_venezuela
Los ministros de Defensa de Rusia y Venezuela, se reunieron en Moscú a principios de Diciembre estrechando vínculos de cooperación militar y ayuda mutua. 

Aunque es evidente que el ejercito bolivariano no podría resistir sólo por mucho tiempo ante una agresión militar norteamericana, también es cierto que los sistemas de defensa antiaérea venezolanos provocarían algunas bajas importantes a los estados unidos, bajas que serían políticamente muy negativas para el gobierno de Trump. Sobre todo porque serían bajas mucho más divulgadas por redes sociales y medios internacionales que las que han tenido en sus intervenciones en oriente medio. La capacidad de divulgación mediatica de Rusia y China es potente y se encargaría de magnificar las bajas norteamericanas generando un conflicto político interno muy serio para el gobierno de Trump.

A pesar de las burlas de la oposición radical contra la milicia bolivariana. La verdad es que 1.600.000 milicianos no es algo nada desdeñable, sean quienes sean, son hombre y mujeres en armas y, por el momento, todos los ejércitos del mundo están compuestos por seres mortales que son vulnerables a una bala, granada, misil o cualquier arma, sea quien sea que acciones esa arma, eso es lo de menos (el ejercito norteamericano no tiene nada que ver con los soldados invencibles de las películas de Hollywood). Y como se ha demostrado en Vietnam, Afganistán, e Irak, es evidente que el costo monetario, político, social e internacional para estados unidos, de invadir Venezuela es incosteable. Sería una guerra de resistencia muy larga, con demasiadas bajas para Estados Unidos, que generarían un descontento en el pueblo norteamericano muy negativo para la estabilidad del gobierno de Trump en la actualidad.

Este escenario es el menos probable, en este caso los Estados Unidos se verían en un grave conflicto diplomático con Rusia y China que han dejado bien clara su posición al respecto. Es por eso que el Secretario Mike Pompeo ha recorrido ya varias América Latina en busca de apoyo militar directo de algún país suramericano a una aventura militar en Venezuela.

pompeo
“Estados Unidos aplaude al Grupo de Lima por defender la democracia en Venezuela y denunciar la inminente de juramentación de Maduro que es una farsa. Las elecciones en Venezuela fueron injustas y carecieron de libertad” El comentario de Pompeo ocurre luego de que el Grupo de Lima instó a Nicolás Maduro a abandonar la presidencia de la República y ceder el poder Ejecutivo, de manera temporal, a la Asamblea Nacional

Escenario # 2: Intervención indirecta a través de Colombia, Guyana y/o Brasil

En nuestra web hemos publicado un articulo sobre los intereses geopolíticos de Colombia y Guyana en Venezuela. En primer lugar, cabe recordar que la cuenca del Lago de Maracaibo (frontera con Colombia) hay mucho más gas natural y petróleo que en toda Colombia, cuyas reservas petroleras y gasíferas van en franca decadencia. La red eléctrica colombiana depende mucho del gas natural y las reservas de ese país se han venido agotando aceleradamente. El fracaso del gasoducto colombo-venezolano, a partir del cual Colombia esperaba obtener de Venezuela el gas necesario para su parque termoeléctrico en el nor-oriente de ese país, ha provocado una situación de alarma creciente entre la clase dominante colombiana. Necesitan el gas venezolano, por las buenas o por las malas.

usgs
Utilizando una metodología de evaluación basada en la geología, el Servicio Geológico de los Estados Unidos estimó recursos continuos no descubiertos y técnicamente recuperables de 656 millones de barriles de petróleo y 5,7 billones de pies cúbicos de gas en la Provincia de la Cuenca de Maracaibo, Venezuela. Esto es muchísimo más que todas las reservas de gas y petróleo de Colombia. 

Por otro lado, las rutas de narcotráfico colombiano ya empiezan a utilizar el sur del Lago de Maracaibo y de llegar a tener pleno acceso a los puertos de Maracaibo y un nuevo puerto de aguas profundas en el golfo de Venezuela, sería un avance tremendo para el narco-estado colombiano. Hemos publicado una entrevista con el profesor Lusbi Portillo donde se describe con detalles esta situación. La clase dominante colombiana ve con muy buenos ojos, con ojos de codicia, la posibilidad de tener una salida por el Mar Caribe venezolano a sus mercancías y esto sería a través del lago de Maracaibo y Golfo de Venezuela. Por lo tanto, Colombia ganaría mucho con una intervención militar de Venezuela en la cual pretenderían reclamar su supuesta soberanía sobre el Golfo de Venezuela o promovería una secesión del estado Zulia que convirtiera a esta importantísima y estratégica región venezolana en una especie de estado satélite de los intereses norteamericanos y colombianos. Un estado controlado absolutamente por una clase dominante servil a los intereses colombianos, permitiendo el paso de sus mercancías directamente a través del lago de Maracaibo y el golfo de Venezuela (¿golfo de Coquivacoa?). El profesor Lusbi Portillo, describe con mucha claridad este asunto. Todo esto se haría con la excusa de estar interviniendo para la liberación de Venezuela de una supuesta narco-tiranía de Nicolás Maduro.

colombia
 Las rutas de narcotráfico colombiano ya empiezan a utilizar el sur del Lago de Maracaibo y de llegar a tener pleno acceso a los puertos de Maracaibo y un nuevo puerto de aguas profundas en el golfo de Venezuela, sería un avance tremendo para el narco-estado colombiano

Guyana podría participar, pero sólo si va Colombia y Brasil, puesto que a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana no le costaría nada derrotar contundentemente al ejercito guyanés. Para que Guyana participe, tiene que haber una fuerza multinacional y eso es lo que están negociando, en este escenario. En cuanto a Brasil, hay muchísimas incertidumbres. Aunque el gobierno de Bolsonaro estaría muy dispuesto a intervenir dentro de una fuerza multinacional, junto a Colombia, lo cierto es que habría demasiada resistencia dentro del país, podría generar una gravísima crisis interna al gobierno de Bolsonaro (protestas, censuras, etc). Por lo tanto, en cuanto a la participación de Brasil, la verdad es que hay muchas incertidumbres. Por otro lado, Brasil tiene sus propios intereses geopolíticos que no son necesariamente los mismos que los de Colombia y Estados Unidos. Desde sus propios intereses geopolíticos a Brasil no le conviene una Venezuela servil a los Estados Unidos y/o Colombia. Sería un peligro para sus intereses económicos, políticos y de seguridad particulares.

contrabando
Las rutas de narcotráfico colombiano ya empiezan a utilizar el sur del Lago de Maracaibo y de llegar a tener pleno acceso a los puertos de Maracaibo y un nuevo puerto de aguas profundas en el golfo de Venezuela, sería un avance tremendo para el narco-estado colombiano

En cualquier caso, en este escenario, hay que dejar claro que tampoco es viable sin el apoyo indirecto de los estados unidos. Si Estados Unidos no apoya la intervención de Colombia en Venezuela, la verdad es que nuestro ejercito nacional bolivariano podría causar una tremenda destrucción en las principales ciudades Colombianas, incluida Bogotá. La aviación militar bolivariana está en plena capacidad de entrar hasta la capital colombiana y causar graves daños a sus infraestructura en caso de que Colombia no cuente con apoyo norteamericano. Por lo tanto, el gobierno colombiano no se lanzará a esta aventura sin garantizarse que Estados Unidos le brinde defensa antiaérea y anti-misiles. La capacidad de los misiles venezolanos podría alcanzar las ciudades del atlántico colombiano, lo que generaría inmediatamente un malestar interno en el país que desestabilizaría tremendamente al gobierno de Iván Duque.

Por otro lado, aunque se disfrazaría como una intervención multinacional de Colombia y/o Brasil y Guyana. La intervención indirecta de Estados Unidos (imprescindible para que estos países tengan algún éxito contra Venezuela) provocaría una reacción de Rusia y China inmediata, al estilo Sirio que nuevamente provocaría un conflicto geopolítico internacional de dimensiones colosales. En definitiva, creemos que esta opción, aunque es mucho más probable que la primera, tampoco es del todo viable para Estados Unidos y Colombia. Generaría muchísimas bajas dentro de Colombia y podría desestabilizar al gobierno de ese país y provocar una reorganización de la insurgencia militar de las FARC y ELN dentro de Colombia contra el gobierno de Iván Duque.

Escenario # 3: Operación de Bandera Falsa e incursión quirúrgica contra el gobierno central de Venezuela

Para evitar acusaciones de intervencionismo, el gobierno norteamericano de Donald Trump, podría buscar contactar a factores dentro de las Fuerza Armada Nacional Bolivariana para que provocasen un foco interno de desestabilización militar que, claramente, sin apoyo extranjero estaría destinado al fracaso. Sin embargo, serviría de excusa para intervenir en favor de una supuesta “rebelión democrática”. Es decir, se usaría la excusa del apoyo a unos “rebeldes”, tal y como se pretendió usar en Siria. Esto puede hacerse por medio del soborno a oficiales de las FANB o por medio de una operación de bandera falsa. La operación podría emplear soldados colombianos o grupos irregulares colombianos vestidos o uniformados como miembros de las FANB que ejecuten alguna acción militar rebelde, ampliamente cubierta por medios de comunicación occidentales para dar una imagen de gran revuelta nacional, o rebelión militar de grandes magnitudes (obviamente esto exagerado con filmaciones de estos falsos soldados venezolanos, realmente colombianos bien sea del ejercito regular o de grupos irregulares lo que sería lo más probable, así como el uso de mercenarios provenientes de cualquier parte del mundo).

De esta forma se justificaría la intervención militar bien de EEUU, Colombia, Brasil y/o guyana, como un apoyo a estas fuerzas rebeldes “democráticas”. Esperarían que este factor detonara una rebelión real en factores descontentos de las FANB , algo que es probable, sería un intento mucho más inteligente que los anteriores y sería más difícil para Rusia o China argumentar en contra de una acción “multinacional” en apoyo a los rebeldes. Algo así sucedió hace más de 10 años en la finca Daktarí en el centro de Venezuela, cuando se encontraron más de 100 soldados colombianos entrenando con uniformes venezolanos, cuya misión era atacar el palacio de Miraflores para generar una imagen de rebelión militar nacional que provocaría una intervención militar extranjera en apoyo a los rebeldes. En definitiva creemos que este es el escenario más probable y peligroso para la estabilidad de Venezuela. Sin embargo está claro que hoy en día Rusia y China tienen mucho que decir a través de sus medios de comunicación y esta operación podría ser desenmascarada por medios rusos, chinos a través de noticias y videos o imágenes. Sería una guerra de información que en caso de no resolverse por medios “comunicacionales” conduciría a una larga guerra donde nuevamente, las bajas serían enormes , básicamente dentro de Venezuela y Colombia, pero podría colar como una guerra legitima , dentro de Venezuela. En todos los escenarios la participación colombiana sólo buscaría cobrar a través de la anexión del Zulia bien sea directa o indirectamente a través de un nuevo estado nacional.

shahas
En todos los escenarios la participación colombiana sólo buscaría cobrar a través de la anexión del Zulia bien sea directa o indirectamente a través de un nuevo estado nacional.
Anuncios