Plantas Carboeléctricas han provocado 22.000 millones de euros en gastos sanitarios en Europa (Informe)

Las emisiones de gases y partículas procedentes de las 91 centrales Carboeléctricas en Europa conllevan conllevan costos inasumibles para la comunidades europea, provocando graves problemas de salud y miles de millones de euros en costos ocultos, según el informe europeo “Last Gasp: The coal companies making Europe sick” (Último aliento: Las compañías del carbón que están enfermando a Europa). Este informe, ha sido impulsado por la alianza europea Europe Beyond Coal. En concreto, el coste de las energías más contaminantes, que está siendo asumido por la sociedad civil, es de hasta 22.000 millones de euros. Además, las 91 centrales de carbón que operan actualmente en Europa son responsables de 7.600 muertes prematuras, 3.320 nuevos casos de bronquitis crónica, y más de 137.000 casos con síntomas de asma en niños. 

enfermos
Se muestran las empresas y países que más daño a la salud han provocado debido a sus plantas Carboeléctricas: Muertes Prematuras, Asma, Bronquitis,Sintomas Respiratorios y/o Cardiovasculares, Días de reposo a trabajadores. 

Los costos sanitarios calculados a nivel europeo derivan de los ingresos hospitalarios y las más de dos millones de días de trabajo perdidos atribuibles a la contaminación por carbón. Estos costos son equivalentes o superiores a los ingresos que obtienen estas empresas por la venta de su electricidad de carbón. Por ejemplo, a la compañía alemana RWE se le atribuyen alrededor de 48 euros de costos sanitarios por Megavatio-Hora (MWh) generado a partir del carbón, en comparación con el precio de la electricidad al por mayor de alrededor de 50 euros/MWh en Alemania. Lo que pasa es que los costos sanitarios los asume la Seguridad Social, no lo pagan las empresas, ellas solo se quedan con las ganancias y los costos los cubren los ciudadanos europeos a través de los impuestos para la seguridad social.

Este informe deja muy clara la responsabilidad de las empresas por la contaminación atmosférica. Desde la plataforma europea se advierte de la necesaria urgencia de las medidas y piden que las compañías cierren las centrales carboeléctricas, no pidan ni se las concedan subsidios o ayudas públicas, y dejen de invertir en adaptaciones para alargar su vida de forma artificial. De igual forma, es necesario resaltar el deber de las personas encargadas de las políticas el exigirles responsabilidades. Es necesario poner fin a los esfuerzos para prolongar la vida de las centrales térmicas, no conceder  más subvenciones, y comprometerse de forma inmediata al abandono del carbón en el año 2025 como fecha límite asegurando una transición ambiciosa y justa para las personas y el medio ambiente.

Sin embargo, el presidente Nicolás Maduro anunció en Mayo de 2018 que se construiría una nueva planta Carboeléctrica en el Zulia, en Venezuela para solventar el problema eléctrico en Venezuela. Los costos de esta planta serían de 7 mil millones de dólares que se podrían ahorrar si se avanzara en el desarrollo de energías limpias, como por ejemplo, con el desarrollo eólico de la sub-región Guajira.

 

Anuncios