La enfermera de Hugo Chávez y multimillonaria prófuga de la justicia: Claudia Díaz Guillén

Claudia Patricia Díaz Guillén nació el 25 de noviembre de 1973 en la ciudad de San Cristobal, Estado Táchira (occidente venezolano). En 1989 se desplaza a la capital de la república de Venezuela, donde ingresa en la Escuela Militar de la Guardia Nacional y, además, se matricula en la Escuela de Enfermería de las Fuerzas Armadas, que tiene su sede en el Hospital Militar de Caracas. En 1993 culmina sus estudios como Técnico Superior Universitario en Enfermería y en 1997 obtiene el grado de Licenciada en Enfermería. En el año 2001, Díaz Guillén obtiene se convierte en Oficial de Orden Interno de la Guardia Nacional. Es decir, lleva un conjunto de estudios militares y de enfermería, que inician en 1989 y culminan en 2001.

La carrera que le conduce a una gran acumulación de riquezas se inicia en el año 2002, cuando es asignada a la Oficina de Atención al Ciudadano del Palacio de Miraflores (Gobierno del ex-presidente Hugo Chávez), como asistente de la entonces capitana Cármen Meléndez, quien luego fue Jefa de la Oficina Nacional del Tesoro, Almirante de la Armada Nacional Bolivariana y finalmente Ministra de la Defensa, durante los ultimos años del gobierno de Hugo Chávez. En Diciembre de 2002, cuando el paro petrolero sacudía los cimientos del gobierno, Díaz Guillén tuvo la oportunidad de acercarse y conocer personalmente a Hugo Chávez, a quien cayó en gracia desde el primer momento. Por lo tanto, meses despues, a mediados de 2003 cuando Carmen Melendez es nombrada Jefa de la Oficina Nacional del Tesoro de la República Bolivariana de Venezuela, se lleva a la enfermera Claudia Díaz Guillén como asistente personal, en esta enorme responsabilidad y, al mismo tiempo, se le asigna como enfermera particular de Hugo Chávez, es decir, comienza a ocupar dos cargos de altísimo nivel de responsabilidad. Algo que es muy común durante la quinta república, la multi-diversa adjudicación de cargos a una misma persona, cargos disímiles y sin ninguna relación, más que la afinidad consanguinea, de amistad y o sentimental con el primer mandatario nacional, algún ministro o ministra, gobernador, diputado, etc. En aquellos tiempos se comienza a extender en el gobierno el tráfico de influencias, el “amiguismo”.

Entre los años 2003 y 2010, ejerció como enfermera personal de Hugo Chávez. En 2006 adquirió su primer apartamento propio en Caracas, en San Bernardino, conjuntamente con su segundo esposo Adrián José Velásquez Figueroa, quien había sido Edecán del presidente de la República. Claudia Patricia Díaz Guillén pasó a ser la tesorera de la Nación, por orden directa de Hugo Chávez, a partir de mayo de 2011 y fue removida del cargo en abril de 2013 por el actual presidente Nicolás Maduro (a menos de un mes despues de la muerte del Chávez). Para el año 2015, cuando la Fiscalía general de la República Bolivariana de Venezuela ordena allanar sus propiedades, tienen 2 apartamentos, 1 penthouse, en San Bernardino, al pie del Cerro El Avila. En el allanamiento se encontraron varios vehiculos, importante cantidad de uniformes militares, joyas y diamantes. La investigación de la fiscalia se inició como consecuencia de los llamados “Panama Papers”, donde se evidenciaba que esta señora habia constituido con su esposo una empresa fantasma, aportando directamente 50 mil dólares para su formación, una empresa que se descrubirá que fue formada para encubrir todas las riquezas adicionales que había acumulado esta pareja de funcionarios al servicio personal, privado y directo al ex-presidente Hugo Chávez.

SpainVenezuelaExtradition
En esta foto del 24 de septiembre del 2018, Claudia Patricia Díaz Guillen, quien fue enfermera del Presidente Hugo Chávez, sale de la Audiencia Nacional española. La corte autorizó el viernes la extradición a Venezuela de Díaz. También es buscada por la justicia estadounidense por participar en un gigantesco esquema de corrupción.

De acuerdo con documentos entregados al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en español) por el diario alemán Süddeutsche Zeitung  Adrián José Velásquez Figueroa  ( esposo de Claudia Patricia Díaz Guillén), cuatro días después de la apretada victoria de Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales sobrevenidas de aquel año en Venezuela, abrió una compañía en la República de Seychelles (paraíso fiscal) llamada Bleckner Associates Limited con un capital de 50.000 dólares, por intermedio del bufete panameño Mossack Fonseca (MF), especialista en crear sociedades de maletín. Dicha empresa, como lo reconoce la firma suiza V3 Capital Partners LLC, que administra el patrimonio de Velásquez Figueroa, en un correo electrónico enviado el 2 de diciembre de 2014 a Mossack Fonseca, no tiene actividad comercial alguna. “La empresa administra los activos rentables de Adrián Velásquez Figueroa desde una perspectiva de gestión de la riqueza”. A las puertas de V3 Capital Partners LLC suelen acudir los propietarios de ciertas fortunas para administrar bienes “que oscilen entre 500.000 y 20 millones de dólares. Para el momento de la comunicación, el sueldo mensual promedio del esposo de Claudia Patricia Díaz Guillén rodaba los 10.000 bolívares, menos de 170 dólares en el mercado negro, de acuerdo con el tipo de cambio en ese momento: 60 bolívares por cada dólar. Por lo tanto, resulta muy dificil que haya podido acumular, ni siquiera el mínimo de 50 mil dólares requerido para conformar la empresa fantasma constituida para el lavado del resto de su fortuna.

Mossak
Certificado titularidad de Adrián José Velásquez Figueroa de empresa fantasma en las Islas Seychelles

Aunque en agosto de 2013 un empleado de Mossack Fonseca en Panamá reportó en un correo electrónico que Adrián Velásquez Figueroa “era responsable de la seguridad del hijo del expresidente Chávez”, que “estaba dedicado a los negocios ilegales con comida y minerales” y que consideraba necesario profundizar las investigaciones sobre el origen de su fortuna, ninguno de los destinatarios pareció tomarlo en cuenta. En los correos consultados de ese año apenas hay una referencia al excapitán del Ejército venezolano. V3 Capital Partners le comunica al bufete que el cliente (Velásquez Figueroa) debía abrir una cuenta en los Emiratos Árabes Unidos y necesitaba “un sello de las acciones”.

Se sabe que al menos hasta el 30 de junio de 2015 la pareja Velásquez-Díaz residía en un exclusivo conjunto residencial de Punta Cana, llamado Cap Cana Caribe, muy lejos de la caótica situación de Venezuela, agobiada por una generalizada escasez de bienes de todo tipo. En aquel lugar el costo de una vivienda oscila entre 400.000 y 1,6 millones de dólares. Por alguna razón hasta ahora desconocida, ellos convirtieron ese exclusivo destino turístico del Caribe dominicano en su centro de operaciones. Fue, en todo caso, una decisión que tomaron después de muchas idas y venidas a ese país, como lo demuestran los movimientos migratorios de ambos.

Velásquez, nacido en Maturín, Venezuela el 2 de noviembre de 1979, también conocido entre los militares con el sobrenombre de Guarapiche, por el río que atraviesa su ciudad natal, ubicada en el oriente de Venezuela, viajó a La Romana y a Punta Cana en enero de 2012 y en el mismo mes de 2013. Su esposa se convirtió en una visitante frecuente al menos desde julio de ese año. Llevaba ya tres meses fuera de la tesorería, cargo en el que había sido nombrada en mayo de 2011 por el entonces presidente Hugo Chávez, cuando comenzaron sus constantes viajes. El cargo público ya no la ataba al país. Había dejado de captar y custodiar los fondos valores e inversiones de la República y de concretar los pagos establecidos en el presupuesto. Todo esto en medio de un largo control cambiario que ha permitido que los allegados al gobierno de la quinta república se beneficien con un sistema que les entrega dólares a precios subsidiados por el Estado que luego se revenden en el mercado negro. Claudia Patricia Díaz Guillén viajó 11 veces desde Venezuela hacia Santo Domingo o Punta Cana y siempre en vuelos chárter entre 19 de julio de 2013 y el 15 de enero de 2015. La extesorera nacional de la república de Venezuela, quien también ocupó el cargo de secretaria del Fondo para el Desarrollo Social, no ha regresado al país desde el 21 de septiembre de 2015, cuando atravesó la frontera venezolana con Colombia, cerrada desde entonces al tránsito de vehículos por órdenes del presidente Maduro, para trasladarse hacia la ciudad de Cúcuta.

La extradición de Claudia Patricia Díaz Guillén

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de España aceptó el 26 de Octubre de 2018, extraditar a Claudia Patricia Díaz Guillén, a petición de las autoridades venezolanas, para ser juzgada por delitos de legitimación de capitales, asociación y enriquecimiento ilícito. Dicho de otra manera, lo que en el Código Penal español se consideran delitos de malversación de caudales públicos, asociación ilícita y blanqueo de capitales. La decisión de la Justicia española, que aún está a expensas del visto bueno del Gobierno de Pedro Sánchez, tumba los argumentos alegados por el abogado de Díaz Guillén y descarta que la ex secretaria ejecutiva del Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) de Venezuela sea “perseguida por motivos políticos y por tener ideas contrarias al régimen actual” venezolano. “Los delitos objetivos de la solicitud son ordinarios, no se advierte motivación espuria en la reclamación y no están prescritos”, considera el tribunal que preside el magistrado Alfonso Guevara, con un informe del Ministerio Fiscal a favor de la extradición.

El tribunal hace referencia a las diligencias abiertas en 2016, en un juzgado de Caracas, que investiga la presunta obtención por parte de Díaz Guillén de «beneficios económicos propios» para “adquirir bienes muebles e inmuebles” en Venezuela y en el exterior. Según el auto dictado ayer por la Sección Tercera, la que fuera enfermera del fallecido Chávez -residente en Madrid desde hace casi cinco años- está siendo investigada por “presuntas irregularidades” cometidas durante sus cargos en la Administración venezolana, así como por aparecer en los llamados Papeles de Panamá. Esto es, utilizar el bufete de abogados panameño Mossack Fonseca para crear empresas y ocultar dinero. Según los hechos investigados a los que se refiere la Audiencia Nacional en su auto, la enfermera del anterior presidente venezolano constituyó, presuntamente, empresas en Panamá a través de Mossack Fonseca “con dinero obtenido de las presuntas actividades ilícitas” realizadas durante su trabajo en el Gobierno bolivariano. En este sentido, uno de los hechos investigados es la compra de una vivienda en Madrid, por 1,8 millones de euros, en 2015, además de otras operaciones inmobiliarias, según precisaron fuentes conocedoras de este operativo.

Ahora debe ser el Consejo de Ministros del gobierno español el que autorice la extradición aprobada por la Audiencia Nacional, a propuesta del Ministerio de Justicia que dirige Dolores Delgado.

Anuncios