Cuba y Venezuela en contraste (I): La verdad sobre el servicio eléctrico

Durante casi tres semanas del mes de septiembre de este año he podido estar en la República de Cuba, en el marco de un proyecto de cooperación entre la universidad para la cual trabajo en Barcelona, España y una universidad de Cuba. Mi trabajo se realizó en la región central de la isla, en la provincia de Sancti Spiritus. Durante esta visita, como venezolano, tenía particular interés en el tema eléctrico y en todos los mitos que, desde Venezuela, se han construido acerca del servicio eléctrico en Cuba. Sin embargo, la realidad es muy diferente a lo que hubiese pensado, de acuerdo con lo que se suele decir del servicio eléctrico en Cuba (la palabra “alumbrones”, venía reiteradamente a mi mente cuando se hacía evidente que no era más que otra parte de la farsa propagandista en contra del gobierno socialista de esa isla del Caribe)  Luego de estar en Maracaibo (Zulia, Venezuela) durante el nefasto mes de agosto de este año 2018, en el que los zulianos padecimos hasta 3 días sin servicio eléctrico en las zonas mejor electrificadas y muchos más en las zonas de la periferia urbana de la ciudad (Ver video https://www.youtube.com/watch?v=Z1cErSYskGM&t=109s ), esperaba encontrar una realidad parecida en la isla caribeña. Venia de padecer durante todo el mes de agosto y septiembre racionamientos en el servicio eléctrico de hasta 4 horas durante tres veces al día, en Maracaibo, con las correspondientes carencias de agua, internet y telefonía móvil, sin embargo, nada, absolutamente nada de esto ocurre en Cuba. Como ingeniero electricista con 12 años de experiencia en el sistema energético petrolero y eléctrico de Venezuela, entiendo y se diferenciar, muy claramente, entre lo que son fallas y lo que son interrupciones programadas. Durante las casi tres semanas en Cuba percibí apenas dos fallas en el servicio, que fue restablecido en 3 y 5 minutos en cada caso, algo que sucede más o menos con la misma frecuencia y prolongación en mi residencia actual, en Cataluña-España. Esto no es nada fuera de lo que son las fallas normales de una red de distribución bien privatizada como la catalana o bien estatal como la cubana. Definitivamente, mi país Venezuela tiene una gerencia eléctrica cuyos estándares de calidad están fuera de rango, fuera totalmente de todo lo que puede ser denominado “normalidad”, estamos ante una gerencia eléctrica excepcionalmente nefasta (Ver video https://www.youtube.com/watch?v=2VWFfOFSP6A&t=95s ), en Venezuela y particularmente en el Zulia (lo que viene a ser lo mismo, considerando la exagerada centralización del sistema eléctrico venezolano, en la actualidad).

1Ciudad de Sancti Spíritus en la región central de la Isla de Cuba

El sistema eléctrico cubano, basado mayoritariamente en combustibles fósiles, debería ser mucho más difícil de mantener estable que un sistema como el venezolano, con un 75% de generación basada en hidroeléctricas que son mucho más robustas y confiables que cualquier otra tecnología de generación eléctrica, en la actualidad. Sin embargo, hoy no es así. Nuestro sistema eléctrico en Venezuela no es como el de Cuba, no es como el que era en los incipientes años 50´s ni tampoco como el que llegó a ser a finales de los 90´s (el mejor a nivel latinoamericano, comparable con los más avanzados de Europa Occidental). Nuestro sistema eléctrico venezolano es actualmente, quizás, de los peores gestionados del mundo entero, de los menos sostenibles y con los más altos niveles de corrupción e ineficiencia a escala mundial. Los venezolanos, tanto de izquierda como de derecha, debemos asumir ya que lo que hoy sucede en Venezuela, en cuanto a gerencia de servicios públicos, pasará a la historia mundial como uno de los casos más nefastos vistos en cualquier rincón de nuestro mundo y no responde a ningún modelo ni socialista ni capitalista sino a una extrema corrupción y gobierno de una clase política cínica, corrupta, incapaz y contraria a todos los sagrados intereses nacionales.

2Panel Solar Fotovoltaico en vivienda campesina en Sancti Spíritus, región central de Cuba

Es cierto que las tarifas eléctricas en Cuba son relativamente altas, es decir, la proporción del costo de la tarifa eléctrica es bastante alta en comparación con los ingresos medios de una familia cubana, pero eso es exactamente igual en España, Francia o Alemania (países donde el uso de equipos de aire acondicionado es casi inexistente, equipo que si es muy necesario en Cuba) En Europa, en general, el costo de la energía eléctrica representa un factor de mucho peso en las facturas mensuales de una familia media, lo mismo que en Cuba. Sin embargo, en Venezuela las tarifas son insignificantes, el fraude o cantidad de personas que están ilegalmente conectadas al servicio eléctrico, o tienen algún tipo de “arreglo” en los medidos de energía, puede estar por el orden del 60% de los usuarios, algo alarmante que además evidencia una falta absoluta de vigilancia y seguimiento de parte de las autoridades nacionales, virtualmente inexistentes. El sistema eléctrico venezolano no se sostiene más que por los subsidios directos de la petrolera estatal PDVSA, hoy en una paupérrima situación económica, casi en la quiebra debido a los años de latrocinio del prófugo de la justicia venezolana Rafael Ramírez Carreño y todo su clan de socios y “asesores” corruptos en todas las gerencias regionales de la empresa (Ver video https://www.youtube.com/watch?v=W2WtYOQvi9Y&t=28s ), algo constatado por el ministerio público de la república bolivariana de Venezuela. Debo decir que la tarifa es un indicador de mercado del valor real de la energía y eso no tiene que ver con un modelo socialista o capitalista; el tener unos precios como los actuales a la tarifa eléctrica venezolana no es socialismo ni capitalismo, es populismo barato, clientelismo político y traición a la patria si lo vemos dentro del conjunto de medidas económicas nefastas que ha venido tomando el gobierno nacional en los últimos años.

3Parque Solar con una capacidad de 4,4 MW en Sancti Spíritus, Cuba

En la actualidad, Cuba tiene un plan para reducir el uso de combustibles fósiles hasta una cuarta parte para el año 2030 incrementando, al mismo tiempo, la participación de las energías renovables en su matriz energética nacional hasta llegar a un 24% del total de energía primaria del país con este tipo de tecnologías. Mientras tanto, en Venezuela los parques eólicos de La Guajira y Paraguaná están completamente abandonados por la cleptocracia roja que gobierna y desgobierna Corpoelec (Ver video https://www.youtube.com/watch?v=h2H9vz3SUNI&t=64s ) , y toda la nación, a su completo capricho y discrecionalidad obtusa. Todos los planes de desarrollo en energías renovables, en Venezuela, están abandonados y nos encontramos en proceso franco de des-electrificación de las zonas rurales (Ver video https://www.youtube.com/watch?v=RFrEfheCzMA&t=195s ), donde se está produciendo un retroceso grave en los avances de electrificación obtenidos entre 2005 y 2013 con los programas “Sembrando Luz” y “Misión Revolución Energética”. Lo que vivimos actualmente en Venezuela es un retroceso acelerado y un desmantelamiento de todos los avances de nuestra industria eléctrica nacional. No contentos con eso, el gobierno nacional no solamente abandona los proyectos con energías renovables, sino que propone proyectos basados en Carbón, Diésel y otros combustibles fósiles altamente contaminantes, mientras otros países como Cuba, avanzan hacia la sostenibilidad energética basada en energías renovables.

La desgracia en cuanto a gestión del sistema eléctrico que hoy padece Venezuela no tiene nada que ver con el modelo social o la ideología política socialista, eso no tiene absolutamente nada que ver, a nuestro país lo ha hundido en la ruina tecnológica la corrupción desmedida de los funcionarios de los gobiernos de los últimos años, desde la fase final del gobierno de Hugo Chávez y durante todo el período de gobierno de Nicolás Maduro. En nombre de un supuesto modelo socialista, los funcionarios corruptos de los gobiernos del PSUV han saqueado la industria eléctrica de la forma más voraz y criminal, eso nada tiene que ver con una ideología socialista. Ni Marx, ni Engels, ni Lenin ni Fidel, tienen absolutamente nada que ver con el desmadre que se ha desmantelado a nuestro país, los culpables no son ideológicos, los culpables son delincuentes que han trepado al poder para saquear bajo la protección de los liderazgos políticos del irónicamente llamado “Partido Socialista Unido de Venezuela-PSUV”, que ha sido probablemente el cártel político más corrupto en la historia republicana de Venezuela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s